Ascensión al Pico Gilbo – Riaño

Hoy hablamos de uno de los picos más guapos y llamativos, no solo de León, sino de toda la cordillera cantábrica. Una montaña que en los últimos años ha cogido una notable fama entre el mundo mochilero y montañero, la cual carga de millones de sensaciones a todo aquel que crestea o trepa por sus blancas calizas que se yerguen sobre lo que un día fue el valle de Riaño y hoy son sus aguas embalsadas. Todo ello en un entorno de afiladas cumbres que lo rodean (Yordas, Llerenes, Pintas…) y frondosos robledales y hayedos que crecen a sus pies.

El Gilbo en invierno desde Riaño

El Gilbo en invierno desde Riaño

El Gilbo, el Giblo o la Peña de Horcadas son los nombres con los que se conoce a esta peña que se incrusta entre Horcadas, Carande, Riaño y el inundado Anciles, dando sombra a los pequeños valles de hayedos y robledales que se desploman hacia los pastizales de Vadinia, y siempre a la vera de sus hermanos mayores, Las Pintas y el Yordas.
Aunque su altura es bastante modesta, 1.674 metros, su figura esbelta y su fina cresta norte-sur, hacen de este pico una delicia para el montañero que no busca grandes empresas pero si una perfecta conjunción de adrenalina y buenas vistas en poco más de tres horas.
 
DSCN2104
 
El caminante puede elegir coronar su cima partiendo de tres inicios: Desde Horcadas a través del paraje de Las Pecinas, desde Carande a través del Colláo del Baile y desde Riaño a través de la pista que sale del viaducto a Las Biescas.

Carande y el Pico Gilbo en primavera

Carande y el Pico Gilbo en primavera

Nosotros hemos querido realizar la última ascensión desde el viaducto, para subir por el valle de Vallarqué a las cercanías de la collada Bachende y de ahí trepar al Gilbo, para luego descender por su misma cresta a la loma que divide Horcadas de Riaño, llamada la collada de Vallarqué y los praos de Risosa.
 
Hoy, además, tengo la suerte de realizar esta ruta junto con un amigo de Riaño, Marcos, un gran conocedor de la comarca, aparte de escalador y montañero. Marcos me propone llegar a las praderías de Vallarqué siguiendo el cordal de Sosa, por encima del tunel de Riaño, a través de unos de los robledales más importantes de la zona.
La ruta más normal sería seguir la pista hacia las Biescas ( antiguo campamento de Riaño Viejo ) y subir, bien por el primer hayedo hacia Vallarqué (ver foto contigüa), o por el segundo (la canal moro) hacia la misma base del Gilbo.

Desde la pista que sale a la izquierda del viaducto se accede a los pastos del Gilbo a través del hayedo

Desde la pista que sale a la izquierda del viaducto se accede a los pastos del Gilbo a través del hayedo

Desde Las Biescas, una vertiginosa pero rápida ascensión en el interior del haya

Desde Las Biescas, una vertiginosa pero rápida ascensión en el interior del haya

 
Subimos por el pinar y llegamos al robledal. Una vez en la cima vamos siguiendo esta línea divisoria hasta las majadas de Vallarqué, donde pastan una buena representación de la ganadería de la zona: vacas, cabras, ovejas y caballos, y desde donde ya hay una buena vista nítida hacia nuestro objetivo.
 
                Curiosa peña “ajuracada”, origen de la leyenda.
 
Antes de salirnos del bosque, Marcos me habla de la leyenda de la Vieja del monte, una leyenda pastoril que se repite en muchos pueblos de la montaña sobre una vieja que daba de comer a los pastores perdidos en la noche o en la niebla, y que aquí, en este bosque de Sosa, tiene una prueba material curiosa, un “jorno” enclavado en una peña en medio del bosque donde parece ser que hacía el pan que luego daba a los pastores…
 
                             Saliendo a Vallarqué
 
                               La Sierra de Carande
 
Ya en Vallarqué, fuera del frescos del bosque cantábrico, nos encaminamos ladera arriba para llegar a un collada que separa el Gilbo de Peña Sarnosa, punto desde el cual divisamos uno de los paisajes mas pintorescos de la ruta: Cueto Cabrón, Yordas y el embalse nos saludan.
 

Cueto Cabrón y Yordas, otras dos buenas peñas del valle

 

 
Pero nosotros seguimos por la senda que ya trepa por la peña a mano izquierda siguiendo algún que otro fito, engaramándonos poco a poco en las paredes del Gilbo.
A nuestra espalda vamos dejando todo el valle de Riaño que se abre hasta La Villa, y más al fondo los altos de Tierra de la Reina y Fuentes Carrionas, así como el gigante Espigüete.
 
Desde lejos parece inaccesible, sobre el terreno, una débil pero marcada vereda nos sube para arriba sin problemas

Desde lejos parece inaccesible. Sobre el terreno, una débil pero marcada vereda nos sube para arriba sin problemas


 
En breve nos colamos en la cara oeste de la peña, la cara de Bachende, el bello desfiladero que el Esla abría a la salida de Riaño dirección Huelde, y que hoy es pasto de los barbos y las bogas que nadan también en el inundado valle de Anciles, el cual también tenemos en frente.
 
                     Marcos sobre su pueblo, Riaño
 
          Bachende desde las últimas cuestas de la canal
 
Llegamos a una canal ( lo más pindio de la ruta pero sin grandes sofocos ), la cual tendremos que ascender para llegar a la cresta. Bajo nosotros, a más de 600 metros de desnivel se encuentra lo que un día fue el puente Bachende, afamado lugar para la pesca de la trucha en León y en media Europa.
 
 

DSCN2128

Carande y los extensos bosques del Pando donde aún habita el Oso y el Urogallo

Carande y los extensos bosques del Pando donde aún habita el Oso y el Urogallo

Ya en la fina cresta la cima queda a nuestra derecha. Desde arriba vemos uno de las panoramicas más hermosas de Riaño y sus valles. Como el de Carande y su Sierrona, los puertos de Horcadas, el Pico Loto, Pando y Monteviejo… y a nuestras espaldas la mole de las Pintas y el Llerenes sobre Anciles. Pero también llegamos a ver el Mampodre y los Picos de Europa detrás de las sierras boscosas de Cuénabres y Casasuertes.
 

Valle de Anciles sobre las crestas de Las Pintas y Llerenes

 
Cresta de descenso. Al fondo la presa del embalse y tras ella el monte Jaido de Las Salas.

Cresta de descenso. Al fondo la presa del embalse y tras ella el monte Jaido de Las Salas.

Última cresta del Gilbo. Quita el hipo.

Última cresta del Gilbo. Quita el hipo.

Ahora comienza, quizás, la parte más delicada de nuestra ruta. Descendemos siguiendo la fina cresta que parece dirigirse hacia la presa del pantano. Hay que tener cuidado sobretodo con la vertiente Este por su descomunal caida al vacio ( no recomendado para gente con vértigo ) y más en especial en invierno y con la peña mojada o helada. Pero bueno, realmente son unos pocos metros de paso aéreo ya que luego la cresta se suaviza a medida que vamos perdiendo altura.
 
 
 
Llegamos una horcadina por la que desciende una canalina muy chula que utilizamos para bajarnos de la cresta y enfilar el camino hacia una peñina que hay bajo nuestros pies y que posee varias sendas de ganado que nos sacarán del mundo calizo.
 

 
Una vez llegados a este punto seguimos una de esas sendas que se dirigen hacia el norte, justo bajo la gigante pared que asciende hacia la cima del Gilbo, donde hemos estado hace apenas 20 minutos.
 
                     Bajo la cima, en el paraje de la Pedrera
 
La senda surca lleras, praderas y tojos, y nos saca a la loma vallada que divide los terrenos de Risosa de Horcadas de los de Vallarqué de Riaño. En este punto decidimos bajar por el mismo valle de Vallarqué hacia la pista que nos lleva al viaducto. El último tramo de la ruta es bastante chulo ya que caminamos sobre un buen hayedo bajo unas peñas donde llevan muchos años anidando varias parejas de Buitres y Alimoches.
 
Ya en la pista, al lado del pantano, solo tenemos que seguirla hacia el viaducto, finalizando así una buena tarde en la peña del Gilbo, una de las cinco peñas más guapas de la montaña leonesa ( para mi gusto ).
 

Atardecer en el valle de Riaño. El Yordas es el último en ver el sol.

 

 


 

Duración aproximada: 4 horas
Punto de inicio y llegada: Viaducto de Riaño (existe un pequeño aparcamiento a la derecha y fuente a la izquierda. Tomar la pista que se interna en el pinar (será necesario atravesar el pinar si el pantano rebasa la pista en algunos meses del año).
Datos de interés: Recomendable llevar casco. Alojamiento y comida en Riaño y Horcadas. Precaución en la cresta para gente inexperta.

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

13 pensamientos sobre “Ascensión al Pico Gilbo – Riaño

  1. Javier González

    Estoy contigo en que el Gilbo desde su cara noreste resulta la montaña mas elegante y esbelta de toda la provincia. Además su ascensión es muy asequible y las panorámicas sobre los fiordos resultan subyugantes. Un suerte tenerla tan amano, desde Carande!!! Saludos y buen verano

  2. jonatan

    Precioso el Gilbo, cuando de pequeño iba al antiguo Riaño siempre me llamaba la atención su cumbre.
    Preciosas fotos con la luz del atardecer

  3. Montañas de Gordón

    Hermosa ruta la que nos presentas Héroe…
    La misma la intentamos hace unos años en invierno… también desde Riaño… pero debido a la gran nevada que había y a la cantidad de hielo que había en su arista final nos tuvimos que dar la vuelta a excasos 100 metros de su cumbre… todavía me acuerdo ver ese Riaño y alrededores completamente nevado, llegando la misma a los pies del pantano, que nos hizo quitar el sinsabor de ser la única cumbre hasta la fecha que habiéndola intentado, todavía no hemos llegado a su cumbre… habrá que volver a saldar deudas…
    Un saludo montañero y enhorabuena por la rutaza realizada a los 2…

  4. Cienfuegos

    Espectacular y variada ruta, con esos trespes-destrepes, y esa cresta tan guapa. Muy bien documentada. Y yo sin conocerlo. En fin. Enhorabuena.
    Un saludo

  5. Sara

    Héroe….que guapoooooooooooooo! prontito lo haremos porque sabes? hemos ido antes de ir de vacaciones a tu tierra , hicimos el bosque, tu bosque, el valle de salio y que preciosidad! no te equivocabas no…y de nuevo chapó por tu recomendación…y vimos esa ruta del gilbo también aconsejada junto al panel, y ya la tenemos en nuestro planing, asi es que, ahora que la recomiendas tú…ya no hay dudas y las fotazas de alucinar, que tierra más hermosa.
    Me ha encantado también esta entrada.
    Un abrazote inmenso recién llegadita de vacaciones.

  6. Héroe de Leyenda

    Javier: Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que si, para mí, es de las peñas más bonitas de León!
    Un saludo compañero.

    Jonatan: Yo no pude verlo desde el viejo Riaño, pero debía ser aún más elegante…
    Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

    Montañero Gordonés: Pues venga, tu al Gilbo y yo al Jario!!jeje. Además, el Gilbo es un segundín, y ahora sin nieve no presenta ninguna dificultad.
    Muchas gracias y un saludo amigo.

    Cienfuegos: Pues nada, es acercarse un día, que en 3 horucas tienes la cresta hecha!
    Muchas gracias y un saludo Cienfuegos!

    Sara: Asi que fuistéis a mis hayedos de Carande y Salio!!! Qué bien, me alegro mucho de que os sea de ayuda para conocer estos lugares de nuestras montañas, intentaré seguir así 😉
    Un abrazo y ahora a disfrutar del otoño, que en breve vendrá!

  7. Miguel Bueno

    Recuerdo muy bien el Riaño anterior a la presa y el dolor de la inundación del pantano, pero también es cierta la belleza de las fotos con lo que parece un lago entre montañas espléndidas. La vida sigue y es imposible esconder la belleza de Riaño.
    Suerte y a seguir en la brecha.
    Expresiones
    Piedra

  8. Sito

    Hola Heroe .Acabo de descubrir tu blog y me sorprende gratamente. Me alegra descubrir lo mucho y guapo que me queda por conocer de esa zona ,que es una de mis asignaturas pendientes.
    Tomo nota amigo.
    Un cordial saludo!!

  9. Héroe de Leyenda

    Hola Sito, yo también acabo de echar un vistazo a tu blog, y veo que también compartes otra de mis aficciones, la pesca, aunque en mi caso tiro más para la “pintona”.
    Te animo a que conozcoas el entorno de Riaño, mucho más salvaje que Picos, y con una gran oferta natural.
    Un saludo compañero y muchas gracias

  10. Héroe de Leyenda

    Miguel: Tienes toda la razón, la vida sigue, y como digo, lo indestructible no se puede destruir, por eso Riaño sigue siendo bello, aunque solo sean sus montañas!!
    Un saludo.

    Angel: Bueno, también depende desde donde la subas, pero si, en general la arista del Gilbo, la primera vez, impone bastante.
    Ojalá que culmines esos 200 metros pronto. Suerte!
    Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

    1. admin Autor del artículo

      Muchas gracias Alvaro. Lo son, y espero que siempre lo sean!! Un saludín y gracias por pasaste por mi página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *