Atardecer en el Cabu Vidíu – Cuideiru

Visto el Cabu Peñes, vista la Isla de Deva y la costa de Bayas, seguimos avanzando hacia poniente para visitar otro de los lugares imprescindibles de la costa asturiana.
 
Esta vez nos trasladamos al conceyu de Cuideiru (Cudillero) para conocer el cabu Vidíu, quizás uno de los cabos más importantes de Asturias tras el de Peñas, donde se asienta el último faro construido en esta región y desde donde vamos a tener la fortuna de contemplar uno de los atardeceres más hermosos de este norte cantábrico sobre mares, playas, acantilados, islas y montañas que forman un paisaje cargado de mágicas explosiones para nuestros sentidos.
 
 
 
 
Cuideiru, el pueblo pixueto, de fuerte idiosincrasia dentro de la cultura marina asturiana, es siempre parada obligatoria para cualquier viajero que quiera deleitarse con el sabor del mar cantábrico en Asturias. Su situación encajonada entre montes cuya única salida es el puerto y el mar, las bien conservadas casas tradicionales marineras, el viejo y el nuevo puerto, bullicioso de actividad pesquera todo el año y en definitiva, el amor de los pixuetos por su pueblo, hacen de Cudillero junto con Llastres, Puerto de Vega o Tazones, uno de los pueblos emblema de la costa asturiana.
 
 
 
 
Cuideiru se sustenta en las profundísimas raices de un pueblo marinero, pesquero que ha perpetuado su tradición en el tiempo hasta llevarla a los tiempos del turismo, donde también ha sabido vender su industría marinera como objeto de atracción de los numerosos visitantes que pueblan las terrazas de los chigres y restaurantes cada fin de semana. 
 
 
 
Su situación, podríamos decir, casi aislada del resto de la rasa costera, también ha hecho que Cuideiru presente rasgos de identidad propios, así, su lengua, aunque perteneciente al claro dominio asturleonés, presenta algunas particuliridades, por lo que también se denomina aquí “fala pixueta”.
 
En el presente invierno 2014, el cantábrico ha sido especialmente duro con este pueblo de pescadores. Dos nunca antes vistos temporales, uno en Enero y otro en Marzo, han destruido parte del dique del puerto, dañando gran parte de las embarcaciones además del propio daño al puerto (la Universidad de Oviedo registró una ola en alta mar al norte de Cudillero de más de 21 metros de altura). En definitiva, una lamentable pérdida económica ya no solo para Cuideiru, sino para toda Asturias, que esperemos pronto tenga arreglo y el cantábrico vuelva a ser bondadoso para la industria pesquera.
 
 
Oleaje de más de 10 metros de altura en Cudillero. (Foto: elmundo.es)
 
 
De Cudillero al Cabo Vidío hay apenas 15 kms siguiendo la autovía del cantábrico dirección Ribadeo.
 
Oviñana es el destino que hemos de buscar para buscar este accidente geográfico impresionante que siempre deparará hermosas imágenes y escenas para nuestras retinas.
 
Atravesando el núcleo de este pueblo que, al contrario de Cuideiru, este se eleva sobre la rasa marina, entre las montañas y los acantilados, llegamos a la carreterina que conduce al faro de Vidío, uno de los más modernos de España.
 
 
Oviñana 
 
Parte oriental del cabo Vidíu. Es visible el cabo de Peñas.
 
Sobre taludes verticales de 80 metros que caen sobre el mar cantábrico, esta pequeña península, este pequeño saliente de la tierra asturiana hacia el oceano atlántico, es uno de los lugares más apropiados para retratar la costa occidental asturianam, la cual es visible casi hasta sus confines con Galicia, aunque la costa y el tramo de tierra mejor visible es el que corresponde al próximo conceyu de Valdés (L.luarca).
 
 
 Terminación del cabo en el cantábrico
 
 
 El Cabo Vidíu visto desde Cadavéu (Valdés)
 
 
Bajo esta llana plataforma de tierra se extienden estrechas playas, islotes y demás formas caprichosas de piedras y peñas formadas por la acción incesante del agua y el viento. Una de ellas es la Iglesiona, a la cual tengo reservada una visita con mejor tiempo. Pero también toda la cadena de islotes y salientes que acompaña a la línea de costa desde Vidío hasta Ballota, la cual alberga playas tan emblemáticas y bellas como la del Silencio en frente de decenas de islas que pintan un paisaje que parece sacado de cualquier país oceánico.
 
 
 
 
 
El atardecer invernal hace que el anaranjado sol vaya descendiendo casi a ras de suelo poco a poco por occidente, allá donde se creía que la tierra acababa y el mar establecía el límite entre los vivos y los muertos. Este sol de diciembre nos permite vislumbrar todas las sierras y montañas destacables que se elevan cerca de la costa en dirección poniente. Así destacan todos los montes que acomapañan al río Esva, las serranías vaqueiras de Gamonéu y Concilleiros, y hasta las cumbres de Panondres que separan el río Negro del Navia. 
 
 
 
 
 
 
Al mismo tiempo se diferencia bien el Cabo Busto, el cual será uno de los siguientes en aparecer en este blog, y, siendo un poco valiente, diría que se puede ver la Estaca de Bares gallega.
 
El atardecer en esta parte de la vieja Hispania es un deleite. Vidío transmite mucha solemnidad y paz, y tiene la ventaja de no estar muy desviado del centro asturiano y gozar de cierta libertad, un tanto ajeno de las multitudes que se suelen concentrar en el cabo de Peñas.
 
 
 
 
Espero que Cudillero y Vidío ya sean dos puntos de la geografía cantábrica para incluir en vuestra agenda en esta primavera que se avecina.



(Pinchar para ampliar)
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

6 pensamientos sobre “Atardecer en el Cabu Vidíu – Cuideiru

    1. Héroe de Leyenda

      Cambié… era necesario, inevitablemente la costa astur va ser compañera en mi estancia en Asturies, jeje.
      Javier… ya tengo siempre los domingos libres, así que, ten por seguro que ya podré apuntarme a alguna de vuestras escapadas. La primavera ya está aquí. Un saludo.

  1. Maria

    Apuntados quedan, sobre todo Cudillero que ya hace un montón de años que no voy.
    Gracias por tus estupendas recomendaciones. 🙂

  2. Sanclagones

    Vaya guapo reportaje de muestra costa occidental, hace mucho tiempo que no voy a Vidio, si he estado por Oviñana, pero me has recordado una visita a esta zona donde incluire tambien el de Busto del que tengo buenos y antiguos recuerdos.
    Esas puesta de sol son un deleite a la vista , y ademas son de nuestra tierrina.
    Un Saludo y lo dicho excelente reportaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *