La braña de Buenverde – L.laciana

Las brañas de los municipios de Villablino y Palacios del Sil constituyen uno de los símbolos turísticos y de identidad más genuinos de esta parte de la cordillera cantábrica. Zaraméo, en Matalavilla. Funtel.l.ada, en Palacios. Buenverde, en Villager… Todas ellas son de imprescindible visita.
 
Varias sendas nos elevan hacia estas construcciones ganaderas edificadas normalmente en praderas superiores al manto forestal y que, por lo tanto, suelen tener unas panorámicas realmente fenomenales.
A Buenverde se accede desde Villager de Laciana, cruzando el río Negro o de Caboalles e integrándose de repente en un sobresaliente y pindio monte de abedul, serbal y roble.
 
Desde este punto existen dos sendas para subir a Buenverde. Quizás la más apta sea optar por la que sale a mano derecha (reguera La Osa) la cual nos llevará a conocer también la semi-abandonada braña de la Chiburnial y nos permitirá realizar una ruta circular al enlazar con la otra senda que sube o baja por la reguera Bichera.
 
El primer comentario acerca de esta ruta de menos de cuatro horas de duración es que el primer tramo que acometemos cuenta con una pendiente realmente considerable. Ascenderemos 300 metros de desnivel en apenas dos kilómetros. Luego, tras pasar la braña de la Chiburnial, la pendiente se suaviza bastante hasta Buenverde.

                           El Molín de la navicha, casi imperceptible desde el camino.

 
Por eso lo mejor es no pensar en las temibles cuestas e ir poco a poco quedándonos con el entorno natural que nos rodea. Estamos en mitad de uno de los mejores bosques de Laciana, conocida popularmente como la debesa, la cual tapiza todo el cordal que va desde la presa de Las Rozas hasta la La Cul.l.ada de Zarréu, punto donde el hayedo va paulatinamente ganando la partida al hermoso bosque mixto cantábrico que Villager y los Caboalles tienen la suerte de poseer en sus linderos vecinales.
 
La braña de la Chiburnial, que aparece poco despúes de pasar una semi-oculto salto de agua conocido como “el molín de la navicha”, se encuentra actualmente en estado de abandono o por lo menos en trámites de ser engullida por el monte. Tan solo dos o tres cabanas resisten al paso del tiempo y apenas queda pastizal para el ganado, viéndose en la parte cimera de esta como el escobal poco a poco se ha adueñado del paisaje. Aún así, el paisaje de la Chiburnial podría ser el escenario de cualquier película tipo “Braveheart”. Un aire místico y legendario, donde trasgus y mouras se esconden tras los abundantes teixos y acebos, impregna el lugar.
Braña de La Chiburnial

Braña de La Chiburnial

 Me llamó la atención una enorme cabana situada a la salida de la braña hacia Buenverde. Me gustaría saber a quién perteneció y que uso tuvo, porque me pareció ver hasta restos de un antiguo corredor en ella, y por su tamaño (el doble de las otras cabanas de esta braña) no parece una vivienda solamente destinada a los meses de verano. ¡Espero que algún lacianiego me deje alguna respuesta!.
 
La distancia que nos separa ahora hacia Buenverde es muy llevadera y poco a poco encontraremos ventanas hacia el valle, que desde este punto se ve majestuoso.
CIMG1092
 
Pero lo importante de este tramo es el gigante bosque de abedules que se adueña de la vegetación a partir de los 1.500 metros de altura. Si los abedulares de Fasgar y Montrondo tienen fama, este de Buenverde debería estar por lo menos en esa lista de abedulares singulares de España.. No es fácil encontrar estas formaciones forestales homogéneas de abedul. La blancura de sus troncos y la limpieza del suelo crean una estampa muy guapa que nos acompaña hasta las praderas que dan la bienvenida a la braña de Buenverde.
CIMG1102        
 
Alrededor de nueve cabanas, un refugio público y una laguna configuran una de las brañas más visitadas de Laciana.
 
El por qué de su éxito se debe, desde mi punto de vista, a su estratégica situación. Desde ella se divisa toda Laciana, todo el cordal cantábrico desde el Cueto d´Arbás hasta Peña Ubiña. Orallo, Villablino o Piedrafita de Babia son contemplados muy bien desde este punto. Destaca el largo valle de Orallo que, aunque flanqueado por dos cielos abiertos no muy hermosos, es uno de los valles más largos e importantes de la comarca. Junto con la panorámica, el color verde de esta campa de altura es otro elemento llamativo. La abundancia de agua que baja de las cumbres del pico de El Miro hacen de este lugar un buen l.l.amargo o sitio abundante en agua durante gran parte del año. El bosque de abedules lo rodea por todas sus vertientes, un bosque que por otro lado cobija especies tan entrañables como el Urogallo o faisán, como aquí se denomina.
 
 CIMG7251
          
 
En su plano arquitectónico decir que es una braña que cuenta con cabanas, que, si bien no son tan bellas e interesantes como las de Zarameo (la mayor braña de todo el Alto Sil y una de las mejor restauradas), dotan al paisaje de una calidad y pureza única. 
Es aconsejable, si el tiempo lo permite, avanzar hacia la Braña de Arriba perteneciente al palaciego pueblo de Villarino del Sil y que en apenas 20 minutos puede alcanzarse desde Buenverde.
 
De esta prolongación de la ruta pueden sacarse dos puntos muy interesantes:
 
El primero es la mejorada vista (aún más si cabe) que se adquiere desde la falda del Pico Matalachana, desde la cual se ven lugares tan guapos como los Rabanales (de arriba y abajo), Cueto Nidio, la braña de Cubachu, el Nevadín y por supuesto todo la franja boscosa que va desde Las Rozas hasta la braña de la Degul.l.ada en Palacios. 
 
CIMG7248
 
El segundo es la propia visita a la braña de Villarino, que cuenta con aproximadamene ocho cabanas, todas ellas en buen estado de conservación, con fuente y con un potro de ferrar. El año pasado una gran cantidad de terreno próximo a esta braña fue devastado por el fuego. Esperemos que la primavera vuelva a teñir de verde este paraje.
Volvemos de nuevo a Buenverde para acometer el vertiginoso descenso a través del bosque de la regueira Bichera, la cual cuenta con una bonita cascada también en su tramo medio.
 
El camino aquí es más delicado. Debido a la abundancia de piedras hay que tener cuidado con los resbalones. Por otro lado, nos adentramos en un tramo forestal bastante notable y lleno de rincones más que interesantes.
 
Viendo el desnivel de esta senda se puede entender porque es más recomendable realizar esta ruta en este sentido. Subir por aquí ha de ser una tarea cuanto menos de mucha paciencia.
 
Pero en poco tiempo se llega de nuevo al cruce de caminos donde el bosque ya recula para dejar paso a los terrenos ribereños, donde sebes y praderas recorren el espacio que existe entre Villager y Caboalles de Abajo, siempre con la emblemático y, por desgracia, ya histórico castillete del Pozo Calderón.
 

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

12 pensamientos sobre “La braña de Buenverde – L.laciana

  1. Sara

    Otra de tus recomendaciones que va para mi libreta mágica de lugares por explorar y disfrutar, aquí iremos en primavera, ésta primavera, ya está decidido…que lugar más hermoso, tus imágenes nos trasmiten esa belleza, esa grandiosidad…que bonito nos lo cuentas todo, la tierra tiene que sentirse genial al sentir tus pasos por ella, con ese respeto, con ese amor y esa sabiduria que tienes. Un placer auténtico Alejandro. Mi abrazotedecisivo y disfruta mucho el fin de semana amigo.

  2. GatoKonBotas

    Muy guapo reportaje, gracias por mostrarlo. Tengo esa zona totalmente desconocida, habrá que remediarlo…
    Me encanta ese Gilbo que has puesto en la cabecera. Es desde la zona del camping de Riaño?
    Un saludo

    1. Héroe de Leyenda

      Hola amigo,

      en primero lugar decirte que menudos blogs que tienes no? Intentaré verlos con más calma esta semana, pero me han resultado superinteresantes.

      Gracias en segundo lugar, remedialo, si. Jeje.

      Y sobre el Gilbo… más o menos, está sacada desde el camino de entrada a Riaño, justo en frente del camino que sube al cementerio o donde embutidos yordas.

      Un saludo.

  3. Máximo Soto Calvo

    Bien contado, con emoción valorado, arropando muy bien las bellas fotografías.
    Me ha movilizado recuerdos, de amigos que tuve por esa zona allá por 1955… En Cuevas de Sil, Emilio, que allí vivía, y otros, técnicos, que trabaja en el embalse de Las Rozas… con lod que degusté más de un cabrito en Villager. Recuerdo que me hablaban de Cueto Nidio. Entonces yo no era senderista…

    1. Héroe de Leyenda

      Hola Miguel,

      ese Horn se llama “Gilbo”, es el de Riaño, el de siempre, el de las fotos, jeje. Y si, hay muchas cosas por ahí que parece un poco faltas de atención…

      Un saludo amigo.

  4. Pingback: La Braña de Buenverde: Ruta, fotos e información.

  5. Pingback: El Miro de Tejedo desde Villager de Laciana - Rutinas Varias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *