Las brañas del Narcea

De la Veiga del Palo a las brañas del Narcea

Ya lleva el sol de principios de Agosto varias horas sobre el cielo occidental asturleonés cuando aparcamos el automóvil en el Puerto de Cerredo o La Collada, a secas, como dicen las gentes de Caboalles y Cerredo.
 
Quizás no sea la época más bonita del año (sin lugar a dudas la primavera se lleva la palma) para visitar los humedales de la Veiga del Palo, pero es lo que hay. Así que emprendemos camino hacia este lugar lacianiego que sirve de entrada al joven valle del río Narcea.
 

                                  La Collada y la gran debesa de Caboalles al fondo

 
Aunque para llegar a este famoso lugar de las montañas de Villablino, la puerta de acceso más normal sea a través del final del pueblo de Caboalles de Arriba, nosotros que venimos desde las vegas del Sil en Toreno y hemos entrado a través del Puerto de Valdeprado, elegimos este lugar de encuentro entre asturianos y leoneses para aproximarnos a nuestro objetivo de hoy.
 
La Collada
 
La Collada ya es en sí un puro espectáculo natural: bosques de abedules, robles y acebos se reparten el terreno que comparten con pequeñas cabanas diseminadas por las praderas que en el mes de Junio son segadas por los vecinos de Caboalles de Arriba, los cuales aprovechan para celebrar junto con el pueblo de Zarréu una romería en estos altivos lares del oeste cantábrico.

 

La pista que utilizamos para llegar a la Veiga del Palo, la cual dista a media hora de camino, va rodeando la cabecera del río Ibias y nos permite ver las montañas que separan los hayedos de Cerredo de los valles de Pedroso, Tejedo y Valdeprao. Todo un paraíso para especies como el Oso y el Urogallo.
 
Este camino-autovía es también punto de acceso para la mina de cielo abierto coto Cortés y está señalizada con sendero de pequeño recorrido que une los puertos de Leitariegos y Cerredo (esto, para otra ocasión).

La Veiga del Palo
 
Siempre oí hablar de este lugar en varios libros, blogs y en boca de varios amigos lacianiegos. Ya era hora de conocerlo y en compañía de mi amigo Toreniense Paco Vuelta bajamos por el senderín ganadero, entre abedules, a las praderas más famosas de toda Laciana y buena parte del noroeste asturleonés.

                  La Cabana la Vaquera

 
No tiene ciertamente el verdor que supongo atesorará en los meses de mayo y junio. Y tampoco la abundancia de agua es significativa, más si sumamos la tremenda sequía que estamos padeciendo este año 2012. Pero el aire del norte que recorre las praderas, brezales y abedulares de la Veiga del Palo, hacen ya del lugar un sitio especial para los sentidos.

 

Centenas de vacas pastan cerca de la lagunina que crece cercana a las construcciones ganaderas de la Cabana de la Vaquera, donde existe una fuente.
 
Y es que aunque ahora no lo apreciemos del todo bien, la veiga del palo es agua pura y desbordante. Varias zonas húmedas se reparten este pequeño valle leonés situado bajo las laderas del Cueto Arbás, dándole un rango de vital importancia como lugar de especial protección (esto son solo palabras mías) para especies tan importantes como el tritón alpino y decenas de ranas, salamandras y demás paisanaje anfibio que demanda la presencia de estas charcas permanentes para su existencia.

 

Arriba, en las laderas, ejércitos de abedules cobijan fauna de mayor rango como el Oso, el cual se deja ver frecuentemente en las proximidades de la famosa mina de La Escondida (escondida, literalmente, en el bosque).
Siguiendo hacia la cabecera de la veiga, el valle se estrecha y el betula alba va adquiriendo más protagonismo y cercanía mientras nos acercamos a uno de los puntos más famosos de este enclave: la laguna de la Veiga del Palo.

 

 

 

La Tsaguna y sus leyendas
 
Tremedal, Treméu… son las voces leonesas para referirse a las zonas húmedas de alta montaña en las que es fácil quedarse atascado y hundido si no somos asalir rápidamente. La laguna de la Veiga del Palo es en Agosto un gran tremedal cercado para que al ganado no le dé por entrar a saborear sus verdes hierbas acuáticas y quede estancado en el intento.

                                            La laguna cercada

 
Decenas de palos rodean la gran charca que alberga en su interior dos interesantes leyendas.
 
Una va sobre moros y cristianos (tema típico en nuestros montes) y cuenta que aquí quedó varado y hundido el ejército moro a merced de Don Pelayo.
Y la otra sobre brujas y males de ojo, puesto que al parecer por estos rincones existe una fuente llamada “de las brujas” por la cual no recomiendan pasear debido a la desgracia posterior que padecen quienes lo hacen.
 
Nosotros no nos encontramos ni con moros, ni con brujas ni con otra cosa que no sea la cuesta que separa las provincias de León y Asturias a través del Colláo Alto (1.483 metros). Buscamos el segundo objetivo del día mientras nos internamos en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea.

             El agua que sale de la Veiga´l Palu buscará al Sil a través de los Caboalles

 
Las brañas de Narcea del Monasterio
 
Descendemos guiados por las xanas que juegan en las primeras aguas de uno de los río más famosos de Asturias: el Narcea. El cual acaba de nacer a pocos metros en las altivas tsagunas de Tsauchinas.
Cuando nos encontramos con él las xanas ya se han escondido bajo los cantos que kilómetros más abajo se volverán salmoneros y tan solo un ser vivo nuevo nos da la bienvenida: el haya.

                     El mozo río Narcea

 
Poco a poco el abedular lacianiego ha ido dejando paso a la especie fagus sylvatica, la cual encuentra en el valle de Monasterio de Hermo uno de sus cuarteles más fuertes para crear, según dicen, el hayedo más grande de Asturias.
 
El camino desciende y el murmullo del Narcea metido entre la densa vegetación nos acompaña en busca de las brañas que Monasterio de Hermo tiene en esta parte del valle. Por las fotografías que hemos visto anteriormente suponemos que se trata de un lugar de gran belleza ambiental y ansiamos en cada paso llegar a él.

 

Por fin avistamos con cercanía las enormes paredes recubiertas de haya que nos indican la presencia de una vega en su parte fonda donde presumimos que descansan las brañas de Narcea del Monasterio (así es su nombre oficial).

                     Las brañas de Narcea del Monasterio bajo el hayedo más grande de Asturias 

Aunque su arquitectura no es igual que la de las brañas de Zarameo o Fontechada (mucho menos adornada y más moderna) el lugar la convierte en una arcadia prodigiosa. La cercanía del fresco hayedo le da un toque muy sutil y elegante. Y el ganado, elemento básico de la braña, si descansa tranquilo a las orillas del Narcea.

 

Hasta aquí llega una pista/carretera que comunica el lugar con el pueblo de Monasterio de Hermo. Pequeñas explotaciones mineras se esconden en las profundidades del bosque, el mismo que recorre casi hasta Muniellos toda esta carta norte que se levanta sobre el majestuoso Pico Canietsas.
 
Un lugar, sin lugar a dudas, para volver en todas las épocas del año…

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

8 pensamientos sobre “Las brañas del Narcea

  1. Maria

    ¡Qué bonita ruta y reportaje! Interesante lo de ‘Tremedal, treméu..’
    Sigo leyendote, me encanta la forma en que transmites tus conocimientos. Un saludo.

  2. Monchu

    Muy guapa Heroe, conozco las zonas que describes y te puedo asegurar que la primera vez que pasé por La vegade El Palo, quedé verdaderamente impresionado con la belleza del lugar, también fue en época de mas agua, era mayo. Y las brañas del Narcea, también preciosas, la verdá que la zona es muy guapa, solo le encuentro un pero, y es lo complicado que es moverse por esos montes, si te sales de los pocos camino que hay practicables. Será por eso que vamos poco a esa zona.
    Un saludo amigo

    1. Héroe de Leyenda

      Hola Monchu!
      Tengo ganas de ir este invierno y en primavera!
      Pocos caminos practicables? Bueno… quizás lo que hay es poco publicado sobre esta zona, pero si que hay senderos… Pero bueno, si, quizás tengas razón, es una zona bastante salvaje en muchos puntos, y con grandes pendientes (sobre todo el valle de Cerredo). Un saludo y muchas gracias

  3. Cienfuegos

    Precioso recorrido. No conozco la zona, pero precisamente hace pocos días estuve buscando información de la zona de la Vega del Palo para intentar visitarla en primavera, cuando más agua haya. La pena es que me hen llegado noticias de problemas con la gente de Monasterio de Hermo para acceder a los bosques desde ese lado.
    Un saludo

    1. Héroe de Leyenda

      Hola Cienfuegos!!
      A ver, a ver… cuéntame cómo son esos problemas? La verdad es que es una zona guapísima y que no tiene mucha afluencia de público, gracias a dios. Quizás sea eso, que no quieren que haya mucha gente merodeando por la braña. Pero bueno, la verdad es que desde Monasterio a la braña tienen una pista/carretera… así que, no sé.
      Un saludo amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *