Caminando por Carande

No podía faltar en este blog una breve reseña al pueblo donde dí mis primeros pasos entre montes, hayedos y peñas. Al pueblo donde aprendí a esperar a los corzos al atardecer y a escuchar a la caravieya en las noches de primavera y otoño. Al pueblo donde el mundo se detenía cada fin de semana o cada verano y una larga cadena de montañas me separaba del agobiante ruido de la ciudad mientras mi abuela me preparaba el desayuno cada amanecer y yo esperaba, sentado en el escaño, mirando a través de la ventana como la niebla se difuminaba entre las peñas del Gilbo y Las Pintas.
 
                 Carande y Riaño desde Peña Redonda
 
El pueblo en cuestión se llama Carande, y está situado en lo poco que nos queda del antiguo valle de Riaño, en un vallín que baja de las cimas de Piedralagua y el Gilbo, protegido por una buena masa forestal de haya y roble, que comparte con Horcadas y el inundado Salio.
 
La ruta que hoy propongo es la que suelo realizar muchas mañanas para hacer un poco de tiempo antes de comer, y lo mismo al atardecer antes de cenar. La recomiendo al atardecer por la gran cantidad de cérvidos que podemos ver con cierta facilidad y en muy breve tiempo.
 
               Camino a la fuente del pueblo
 
Salimos de Carande a través del camino “La calzada” ( ¿Una antigua calzada romana de invasión a Vadinia? ) hacia la fuente del pueblo, situada ya casi en pleno monte, entre los verdes prados del valle y los escobales del monte.
 
          El Gilbo sobre la carretera de Riaño

 
Desde la fuente seguimos el camino de “Valcayo” que se dirige al norte dejando el valle, y posteriormente el pantano, a nuestra izquierda, brindándonos en todo su recorrido una buena vista de Riaño, el Pandián, el Gilbo… y al fondo Peña Beza y un poquitín de Torre Santa.
 
          La ermita de Quintanilla y el nuevo Riaño
 
El camino, que es una pista, se anda con mucha facilidad, y dejando a los lados los antiguos huertos y tierras de labor que mis antepasados trabajaron hasta hace pocas décadas, llegamos a la collada que separa el valle de Carande con el Valle de Valdecolina.

 
     Las Pintas, el Gilbo y el Yordas. La trilogía desde Valdecolina.
 
Valdecolina es un paraiso forestal, un preciosa muestra del típico paisaje cantábrico: pradería encharcada en el pequeño valle, una amplia cabaña ganadera de caballos y vacas, y un salvaje bosque atlántico compuesto de hayas, robles, avellanos, abedules, fresnos y serbales.

 
                        Valdecolina y sus bosques cantábricos
 
Debemos buscar ahora la cabecera de este vallín siguiendo el curso del reguero. En poco tiempo llegamos a la puerta del bosque, en concreto a un fructífero avellanal donde comienza una senda ( la senda que da nombre a este humilde blog ) que asciende siguiendo en curso del arroyo por la boscosa cara norte del monte, dejándonos a la izquierda varios huecos para echar un ojo a la ladera sur, menos boscosa y con claros muy queridos por el amigo ciervo, corzo y jabalí, que no suelen defraudar en esta ruta.
 
                                    El Yordas o Burín
 
Tras un par de cuestinas no muy sufridas llegamos al final del bosque entre escobas y ante nosotros se abre uno de los bosques reyes de la montaña riañesa: el hayedo de Salio. Este hayedo es una verdadera selva ( mucho más que Hormas ) y además un buen reducto para algún urogallo y algún oso que por aquí se pasean en muchos meses del año.
 
                   El Hayedo de Salio y Peñas Blancas
 
El hayedo de Salio, que continua hasta El Pando y Monteviejo, está liderado por dos peñas calizas que crecen del bosque “Peñas Blancas”. Bajo ellas, además de una vieja mina de Carbón, se encuentra el viejo camino que comunicaba Salio con Tejerina.
 
                         El monte de los “corralines”
 
Nosotros no vamos a descender hoy hasta el amplio valle de Salio, sino que vamos a cruzar esta campa, que se llama de “Pelencinos”  para subir por la pista que se dirige hacia Carande de nuevo entre un gran hayedo, este con ejemplares de más porte que los habitantes del pueblo suelen utilizar para leña, de ahí a que el suelo del bosque esté practicamente limpio y el bosque se muestre relativamente “llano” y acogedor.
 
                    En el interior del hayedo
 
 
La pista se dirige sin pérdida alguna hacia la campera de La Cavén, a los pies del Canto la Cerra, ahora llamado sin más como “El Repetidor”, por ser el monte que alberga las antenas que dan señal al pueblo.
Desde su cima se obtiene una buena vista no solo de Carande y sus montes aledaños, sino de toda la sierra de Riaño, Cebolleda, Yordas, parte del macizo occidental de Picos y parte de los montes de San Glorio y Tierra de la Reina, y como no, del Espigüete.
 
                        La Cavén y Peña Redonda
 
Bajamos del camino del repetidor dejando a nuestra izquierda la Piedralagua, que aquí llaman sin más contemplaciones “La Sierra” y a la peña que crece del hayedo “Peña Redonda”. También este camino hasta el pueblo es un buen punto de observación de fauna.
 
                           Los gigantes de Riaño
 
  Carande bajando de los caminos que llevaban a Prioro
 
El camino llega a las primeras casas de Carande entre cerezales y prados, y la primera casa que nos encontramos es una de las más hermosas del pueblo, la del herrero, donde aún se conserva la fragua. Esta, y el hórreo que todavía queda en el pueblo, constituyen dos buenos reclamos arquitectónicos de Carande. Amén de algún corredor, alguna portalada y alguna tenada que aún resiste el paso del tiempo en este pueblín, que junto con Horcadas, representa el último resquicio del verdadero Riaño.

                         Carande y sus casas de piedra
 


Tiempo Aproximado: 2 horas
Punto de inicio y llegada: Carande ( Riaño )
Información adicional: Existe bar durante el mes de Agosto. Buena comida en Horcadas. Más hostelería en Riaño,.

( Pinchar para ampliar )
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

13 pensamientos sobre “Caminando por Carande

  1. Miguel Bueno

    Partiendo de los principios que nos muestras hoy, seguro que te ha sido fácil conquistar la belleza de tantos rincones por donde nos llevas.
    Quién ama a su tierra tiene el corazón abierto a todas las tierras.

    Expresiones
    Piedra

  2. Javier González

    Bonita localidad Carande y hermosa la descripción de su entorno; tendremos que ir a recorrer esa “senda del hayedo” para disfrutar de esos bosques que compiten con Hormas.
    Buen verano por esas tierras de Riaño

  3. jonatan

    Me llama poderosisimamente la atención lo verde que es la zona de Riaño con hayedos y bosque atlantico a pesar de estar situado al sur de la cordillera.

    Precioso reportaje. Saludos

  4. Montañas de Gordón

    Hola montañero…
    Precisamente ayer pasamos al lado de tu pueblo ya que fuimos a realizar una rutilla a Pandetrave, y tanto el Toro como yo comentamos que Carande fue un pueblo muy “afortunado”, ya que se quedó por los pelos de ser engullido por el mostruoso pantano que construyeron.
    De todas maneras menuda zona más guapa que tienes para pasear todas las mañanas, eso sí que motiva dar paseos de 2 horas y no por donde me toca a mi hacerlo de lunes a viernes… je, je, je…
    Enhorabuena por las fotos y por el reportaje tan sentido que nos muestras.
    Saludos…

  5. Sara

    Gracias, gracias, mil gracias por descubrirnos tu pueblo, y este hermoso hayedo que da nombre a tu precioso blog, ya sabes que adoro los hayedos y en mi pueblo, Ciñera también hay uno bien hermoso El Faedo, asi es que… este domingo, antes de mis vacaciones, me voy a ir a tu pueblo a disfrutar de ese hayedo, de esas vistas y de esos animalitos, que gozo al verlos en su habitat como no podría explicar.
    Preciosa entrada de naturaleza, de recuerdos infantiles, de alma y corazón.
    Es un regalazo tu blog, y todo lo que nos muestras en él, gracias por tu generosidad y buen hacer senderista de hayedos, montañero, amigo blogger.
    Ruta que hacemos guiados por ti, ruta que queda no solo en nuestras retinas, sino en nuestro ser más profundo. Tú si que sabes mirar.
    Abrazote inmenso

  6. Héroe de Leyenda

    Miguel: Muchas gracias por tu comentario. Amar a su tierra, como bien dices, es aprender a amar otras tierras. Un saludo.

    Javier: Gracias por tu comentario amigo. Hombre… Hormas es también “la leche”, pero si, no dejes de visitar Carande y Salio.
    Un saludo y buen verano!

    Jonatan: Muchas gracias colega. Si, la verdad es que Riaño, junto con Laciana, puede que sean de las zonas mas verdes de León, y la vez más boscosas. También creo que influye que la sierra de Riaño está relativamente cercana al mar ( incluso más que algunas zonas de Asturias )y la humedad es mayor.
    Un saludo y buen verano!

    Sara: MIL GRACIAS ! de las doy yo a ti por seguirme y detenerte a leer mis andanzas, es todo un placer poder enseñar estos lugares, y más si es mi pueblín. Te recomiendo este paseo a finales de septiembre, coincidiendo con la berrea y los colores del otoño.
    Un saludo y un abrazo Sara.

    Carlos: Muchas gracias también a tí por detenerte en mi blog y comentar.
    Un saludo y buen verano!

  7. María de los Angeles Carande

    Busqué este sitio porque me habían comentado que hay en españa un pueblo como mi apellido. Soy de Santa Fe, Argentina, pero mis ancestros son de León.Me encantaría llegar algún día a ese bello pueblo.
    Gracias por mostrarlo!

    1. admin Autor

      Hola Ángeles. Un placer poder haberte enseñado lo que sería tu pueblo de familia (también puede ser Escaro, en la misma comarca). Si un día decides acercarte hasta este rincón de León, no dudes en contactar conmigo. Un saludo.

    1. Alejandro Autor

      El paisaje es espectacular, muy lleno de vida y con buenas panorámicas. Es muy cierto lo que dices, el ayto. de Riaño ha publicado o publicitado estas rutas sin una previa señalización o limpieza de los caminos. Ellos sabrán.
      Un saludo Conxa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *