De Lugueros al Pico Huevo ( 1ª Parte )

Es el valle del Curueño un incondicional en La Senda del Hayedo. Un valle con unos recursos infinitos para el amante de la naturaleza que no deja de maravillarnos cada vez que nos acercamos a él.
 
El pasado fin de semana tuve la suerte de pasar en Lugueros un par de noches y así poder disponer de más tiempo para hacer un par de rutas que, sinceramente, llevaba tiempo con ellas en la cabeza.
Además, al disponer de bicicleta de montaña, las rutas han sido muy completas (y si no, que le pregunten a mis piernas…).
 
                        Lugueros desde el Haya de Bodón
 
Aquí comienza la primera parte de este reportaje en que combinamos bicicleta y bastón de montaña para subirnos a las alturas de Vegarada. Espero que os guste y os animéis a hacerlo este verano.
 
1ª PARTE: DE LUGUEROS A VEGARADA EN BICICLETA DE MONTAÑA
 
 
               Uno de los puentes de Lugueros
 
Despertamos en mitad del valle de Valdelugueros. Concretamente en una de las Casas de Montaña que el señor Eusebio alquila a los viajeros que por aquí se acercan. Las instalaciones, hechas a medida para grupos, son realmente buenas, y el entorno (al lado del pueblo, del río y de la carretera) es inmejorable. Os las recomiendo.
 
                          Casas de montaña “Lugueros”
 
Preparamos la bicicleta y la mochila, pues nuestra intención es dejar “aparcadas” las bicis en el alto del puerto, calzarnos las botas, subir al Pico Huevo y volver a bajar por las bicicletas para que nos devuelvan a nuestro centro de operaciones.
 
                        La bici, totalmente equipada.
 
                           Camino a Vegarada
 
Así que comenzamos a pedalear dirección norte, con el Curueño a nuestra derecha y el valle que baja de Villaverde de la Cuerna, en busca de nuestro primer objetivo: Cerulleda.
 
                           El joven Curueño
 
 
Cerulleda es el penúltimo ( o el segundo, según se mire ) pueblo del Curueño. Su mayor atractivo, aparte de la naturaleza desorbitada que lo rodea, son sus dos puentes, la de abajo y la de arriba, realmente preciosas, y el río pedregoso que divide al pueblo en dos. Al lado de la puente de arriba está el molino propiedad de la familia de Jesús Fernández Santos, autor de la novela “Los Bravos”, cuyas palabras aquí fueron escritas.
 
 
                        Cerulleda y su puente bajera.
 
Abandonamos Cerulleda y seguimos con la mirada hacia el norte, a través de las verdes praderas que el joven Curueño va regando, y bajo las cumbres de La Morala, sierra de gran altura que finaliza en la Puerta de Faro, enorme brecha caliza que separa León de Asturias, y que ya podemos observar a medida que nos acercamos a Redipuertas, último pueblo habitado de este valle, y que tiene el honor de ver nacer al Curueño.
 
 
               Primera vista del objetivo del día: La puerta de Faro
 
Redipuertas cuenta con un valle lateral, el valle de Faro, que nace a los pies del pico que pretendemos subir, el pico Huevo. Pero que en su recorrido hasta su unión con el Curueño, va dejando un rastro de innumerables cascadas y saltos de agua que merecen la pena visitar, más aún en días de calor. Sobretodo la que está al ladín del pueblo: El Saltón.
 
                          Cascadas del valle de Faro

                Cascada “El Saltón”, en pleno centro del pueblo.

En Redipuertas, la carretera parece que advierte la presencia de los altos de Repinos y Vegarada, y la pendiente comienza a hacer acto de presencia. Son 5 kms de subida hasta alcanzar los 1.500 y pico metros de Vegarada. Pero que realmente se hacen llevaderos por el imponente paisaje que vamos dejando a los lados: La vega del Coruñón, el pico Agujas, Repinos, el valle de Cacabillo… Todo pintando de verde y amarillo.
 
                        La vega del Coruñón
 
                         Último kilómetro…
 
La carretera tuerce a la izquierda para enfilar ya las últimas cuestas hacia el puerto. A nuestra derecha un cordal de cimas desgastadas por la erosión del viento y el hielo va asomando. Es el cordal que une Vegarada con San Isidro, desde el pico Nogales al pico Toneo. Y bajo estas cumbres, suaves praderas donde es fácil ver algún animal cuando no pasan muchos coches por esta vieja carretera ( antigua calzada romana ) que comunica León con Asturias, o que por lo menos intenta comunicar, puesto que en la cima del puerto, la carretera da paso a una pista de tierra no muy aconsejable en época de nieve.
 
 
        Un gran jabalí que me salió hace unos años bien cerca de la carretera
 
Llegamos tras una hora de camino al alto del puerto, donde hoy hay bastante gente que ha venido por varios motivos: excursionistas, viajeros de automovil, ganaderos y una familia asturiana que tiene una cabana en la braña de Rioaller/Ruayer, y que ha subido a hacer una comida y que muy amablemente nos deja encadenar las bicis en su portilla y nos muestra el camino que hay que seguir para alcanzar la portina de Faro, el bastión calizo que aparece ya en frente nuestro, y que representa el emblema de Vegarada, del alto Curueño y del alto Aller.
 
                            En la braña de “Las Vegas”
 
Al otro lado del valle, allá a lo lejos, también divisamos las pistas de Repinos, ahora sin nieve, que descienden de las alturas del Toneo y del Pico Agujas. Para llegar a ellas hay que coger una carreterina que hemos dejado atrás unos metros antes de culminar el puerto, y que también sería muy aconsejable recorrerla con la bici.
 
                                   Brañas
 
En el puerto, además de instalaciones ganaderas y brañas en el lado asturiano, también resiste una enorme casona en obras que pretende ser, si el dinero llega, en un centro de información turística de estos valles.
En otro tiempo fue un antiguo hospital de monjes que guarecían de las largas ventiscas de los inviernos a los arrieros y a los caminantes que peregrinaban por estos altos puertos, teniendo, además, la obligación de tocar una gran campana cada media hora en días de niebla para que ningún creyente fuera comida fácil del frío, la desesperación o del llobu. La campana, si os interesa, está en el museo provincial de León, en la localidad de Mansilla de las Mulas.
 
                   La pista de Vegarada bajo la puerta de Faro
 
La pista sigue hacía tierras asturianas de Rioaller y Casomera, a nosotros nos encantaría bajar a conocer tan bellas tierras, pero la pendiente que tendríamos que aguantar a la vuelta no nos anima a bajar, así que tendremos que dejar las sidras para otra ocasión.
 
                          Caballos en las laderas de Vegarada
 
Nos quitamos los atuendos de ciclista y nos ponemos algo más montañeros, y con el agua fresca que cogemos en la fuente de la braña, comenzamos a andar hacia esa brecha de Faro por el que cada tarde se cuela el cierzo asturiano hacia León. 
Pero esto, ya será parte del siguiente capítulo de este reportaje…
 
                                      ( Pinchar para ampliar )
 
Datos de interés: 
Alojamiento y buen comer en Redipuertas y en Lugueros.
Ojo con la niebla que se mete desde el mediodía la mayoría de los días en verano.
Buenas fuentes en todas las localidades.
 
 
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

8 pensamientos sobre “De Lugueros al Pico Huevo ( 1ª Parte )

  1. Javier González

    Excelente aproximación al Puerto; la verdad es que siempre acudo a esta zona con nieve pero tengo que reconocer que está muy guapa también en esta época. Por cierto, la cascada, una pasada!!!

  2. sara

    Hola gran héroe de leyenda, del sendero, del monte, de la bicicleta, eres un crack…madre mia, que ganas tengo de ver esa ascensión al pico huevo y pico faro, nosotros lo íbamos a hacer este invierno pero hacía un día muy frio y había mucha nieve…caminamos hasta casi Casomera y el camino merece la pena, es precioso donde los haya…Depende de como vea esa entrada tuya del huevo lo haré o no jejejeje, porque si es como El Bodón…Dios mio como sufrí…eso si…Carlos, nuestro Toledano marchó encantadito de esta tierra…y a mi pues me compensó el esfuerzo jejejeje, después de dos meses sin hacer nada como lo pasé de mal…pero repito eh!!! asi es que espero tu entrada de este otro rey.E incluso me acercaré al hayedo del Bodón…seré masoquista jajajaja.
    Te dejo mi abrazotedecisivo y mi admiración, pasa un gran día amigo.Ah! y no conocia esos saltos en pleno pueblecito de Redipuertas, asi es que otra cosa para ir a ver y disfrutar.
    Lo dicho muacks

  3. Riañés

    Preciosa ruta paisano, yo te digo una cosa, lo que tu has hecho en bicicleta desde Cerulleda para arriba hasta el alto del Puerto, yo lo he hecho andando por la orilla del río y pescando; me acuerdo que el descenso desde el puerto por la carretera, fue un calvario para mi cuerpo, pero ahí queda. Espero la segunda parte del recorrido, ya que lo hice este invierno con nieve (está la entrada puesta en el blog), pero en primavera esos prados y las montañas sin nieve tiene que ser precioso.
    Un saludo.

  4. Cienfuegos

    Guapa duathlon la que habeis preparado. Me ha encantado esa cascada del Saltón. La tendré en cuenta. Yo el Huevo lo conozco de haberlo subido hace años desde Vegarada. Tiene buenas vistas.
    Un saludo

  5. Héroe de Leyenda

    Muchas gracias a todos compañeros!! Veo que sobretodo la cascada os ha gustado mucho a quien no la conocía… Deciros que está helada! Asi que tomaros antes unos chupitos o daros unas carreras por la vega del coruñón!! jeje. Un saludo a todos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *