Muxivén desde L.lumaxu

Cuna glaciar, perfecto paisaje cantábrico
 

En medio del planeta de brañas, puertos y peñas que es Laciana y Babia, se asienta una aldea a 1.360 metros de altitud, como a caballo entre las dos comarcas, llamada Lumajo (L.lumaxu, para los que falan la viecha l.lingua), el cual guarda en su enorme valle de la Almozarra unas buenas joyas para deleite de andarines y seguidores incondicionales de la madre naturaleza.

L.lumaxu baxu Muxivén a mediados de noviembre

L.lumaxu baxu Muxivén a mediados de noviembre

El Pico Muxivén, el titán cuarcítico de 2.032 metros que se levanta sobre el mismo pueblo, es el protagonista del reportaje. Una excursión de dificultad media que nos llevará a conocer los antiguos valles glaciares desembocantes en el padre Sil a vista de pájaro, palpando cada detalle de este terreno que en épocas como otoño, desprende cierta perfección en el paisaje.
 
Muxivén en verano

Muxivén en verano

Lumajo se configura como el típico pueblo de la montaña cantábrica. Una buena cantidad de hórreos adornan las calles que también se entremezclan con pequeños prados donde pastan esas vacas “roxias” tan características de estas montañas.
Lumajo y su largo valle son también zona de transición entre Babia y Laciana. El paisaje calizo y de monte bajo que Babia ofrece a la vista se ve representado en la parte derecha del valle de la Almozarra, mientras que en su parte opuesta, la cuarcitas del Muxivén imponen el reinado que ya no acabará hasta el final de la cordillera en Galicia.

Fuente y bolos vaqueiros en L.lumaxu

Fuente y bolos vaqueiros en L.lumaxu


DETALLES DE LA RUTA

Localización: Lumajo, Valle de Laciana (León)

Cómo llegar: Desde Oviedo o León a través de la autopista de la plata  A-66, desvío en Caldas de Luna (Puente Fernández Casado) 65 minutos.. Desde Ponferrada CL-631 dirección La Espina, 70 minutos.

Punto de inicio y llegada: Lumajo (L.lumaxu) 1.362 metros de altura.

Desnivel de ascenso: 680 metros (Cumbre a 2.024 metros).

Sentido de la ruta: lineal

Entorno: Alta montaña (cuarcita y monte bajo).

Dificultad: Media

Tiempo: 5 horas


Inicio de ruta
Tras abandonar las últimas casas del pueblo, dejamos a un lado el camino que recorre la parte derecha del valle para cruzar el envalentonado río que baja de la nieve otoñal que en las montañas límitrofes con Somiedo lleva ya asentada unas semanas.
 
El agua es el principal protagonista de este paisaje y asombra ver cómo hace apenas tres meses el estío hacia mella en todos estos valles y hoy todo el valle es una gigantesca turbera que desprende H 2 O por doquier.

Vamos dejando Muxivén a nuestra izquierda

Vamos dejando Muxivén a nuestra izquierda

Siguiendo las instrucciones del mapa del Alto Sil editado por Calecha, hemos de abandonar de nuevo el camino principal que sigue ascendiendo hacia la cabecera del valle, y, bajo unas espesas nubes que impiden ver aún la cima del objetivo, seguimos un senderín que asciende hacia la base de la montaña para llegar una turbera por donde corre el reguero del Xistral
 
El Xistral nos habla de la presencia de una planta muy codiciada por estos valles, la xistra o gistra. El que es curioso y tiene paciencia sabe hacer de esta planta que da nombre a toda la vecina sierra de Xistréu, un delicioso orujo para calentar el alma en estos días de niebla, frío y humedad.

CIMG0725
Estamos continuamente bordeando el pico por su parte oriental y norteña. Pretendemos acceder a la cumbre por la cresta en sentido norte – sur.
Atravesamos ahora una colladina para llegar una guapa plataforma subalpina donde se asienta la laguna de las Borras. Decir que toda esta sierra que va desde el Cornón hasta las proximidades de Villaseca de Laciana está llena de lagunas y tremedales, aparte de unos interesantes saltos de agua que adornan más, aún si cabe, el paisaje. Como digo, este es el país del agua. ¡Y qué lo siga siendo!

Collado la Bobia: ataque a cumbre
A partir del collado de la Bobia, que separa los valles de Lumajo de los de Sosas de Laciana, el panorama se vuelve cada vez más interesante. La nieve ya hace acto de presencia, y como si de un spray de esos que utilizan en navidad para pintar de blanco los belenes se tratara, las urces aparecen teñidas de un blanco muy simpático. (Seguramente, en unos meses, habrá que excavar para encontrar estas urces).
 
Desde aquí ya solo hay que seguir la cresta hacia el sur para encontrarse, en primer lugar, con la cumbre de la Seiviecha y después con la cumbre del Muxivén, las dos cimas que culminan este macizo.

CIMG0749

A mano derecha, se puede contemplar un hermoso bosque de abedules llamado “el bidular de Vildeu”. Me gustaría haberme quedado un buen rato con los prismáticos sobre este lugar, pues posee el típico paisaje “osero”.
 
Pero ni el tiempo (el sol aún no ha hecho acto de presencia y un ejército de nubes desciende desde el  Cornón) ni el terreno sumamente resbaladizo e irregular (la roca cuarcítica mojada, con nieve y llena de líquenes se convierte en toda una prueba de habilidad) acompañan la actividad de avistamiento del plantígrado. 

 

CIMG0755


Cumbres de Seiviecha  y Muxivén
No tardamos mucho en llegar a la cumbre de la Seiviecha, a 1.921 metros de altura. Desde aquí, la panorámica hacia Laciana, Lumajo y Babia es muy interesante. Un ligero manto de nieve cubre todas las cotas superiores a los 1.800 metros, creando un contraste realmente bello con los colores otoñales de los valles.

CIMG0759
 
El pico y el vértice geodésico aparecen totalmente helados. Las temperaturas deben haber bajado considerablemente estos últimos días por estas altitudes. No en vano, no hemos pasado de dos grados en toda la ascensión. Afortunadamente, es en este momento cuando el sol por fin hace acto de presencia y nos permite comer un poco calientes, aunque el bocadillo que llevamos esté casi congelado.

CIMG0762
CIMG0769

Panorámica desde la cumbre
 
A nuestra derecha, ha aparecido casi por sorpresa otro valle en el cual varias cabanas se reparten entre los abedules. Es la braña de Robles de Laciana, situada en el valle del río Altar.
Cuenta un paisaje inmensamente bello  y sus cabanas están bastante acondicionadas por sus dueños, hecho positivo ya que denota una cierto tránsito y actividad en la zona que permite, entre otras cosas, que no se cierren caminos y sendas.

Braña de Robles

Braña de Robles

A lo lejos, los anchos valles babianos de Piedrafita contrastan con las selvas de la collada de Caboalles, envuelta en nubes que ascienden desde Cerredo. Y hacia el sur, un profundo valle se abre paso para que el Sil llegue (a duras penas entre tanta presa) al océano Atlántico junto con el río Miño, que le espera ya desde hace tiempo en Os Peares.

 

Babia

Babia

La bajada hacia Lumajo es aconsejable hacerla por el mismo camino de ida, aunque nos tiente mucho la idea de descender por las lleras, asunto este, no muy sencillo y que nos puede costar algún susto en los huesos que conforman nuestras valiosas piernas.

Muxivén cara sur

Muxivén cara sur


NO TE PIERDAS LA SUBIDA AL CORNÓN DESDE LUMAJO

PINCHA AQUÍ

906055_989952567692966_166006208311311222_o

De aquí al Atlántico ya no hay ningún pico tan alto como este

 

 

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

12 pensamientos sobre “Muxivén desde L.lumaxu

  1. Mara

    Llego a tu blog desde el de Ricardo. Me ha encantado y viendo estas rutas y esta maravilla de fotos sólo se me ocurre decir: ¡¡¡Qué bonito es León!!! Saludos.

    1. Héroe de Leyenda

      Me alegro que Ricardo te haya servido de enlace para conocer la senda del hayedo Mara. Muchas gracias!! Y por supuesto, León embellece aún más la gran naturaleza de la tierra. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *