Peña Prieta (2.536 m) desde Llánaves

 
La mayor montaña de la Cordillera Cantábrica
 
Peña Prieta es una de las zonas de alta montaña más espectaculares y, al mismo tiempo, importantes del norte de España. Un conjunto de picos, valles y lagos de origen glaciar que forman las cabeceras del río Esla/Yuso, Carrión y Riofrío, a caballo entre las provincias de León, Palencia y Santander respectivamente.

Es un territorio muy cercano a Picos de Europa y por lo tanto relativamente ensombrecido por estos colosos calizos, los cuales se suelen llevar el mayor número de fotografías y consecuentemente de caminantes, dejando a estas montas un poco menos transitadas, lo cual las hace muy atractivas para los que nos gusta caminar por cumbres sin muchas aglomeraciones.

Peña Prieta desde Tres Provincias

Peña Prieta desde Tres Provincias

 
En cuestión de altitud, el macizo de Peña Prieta se lleva el trofeo de mayor cumbre de la cordillera cantábrica, con 2.536 metros de altura. Superando a otros titanes como Ubiña o Mampodre. (Entendemos que los Picos de Europa no pertenecen al cordal cantábrico sino que están ligeramente desplazados al norte).

Peña Prieta invernal (Foto de Darío Rodriguez/Desnivelpress, extraída del libro 50 montañas de la cordillera cantábrica, David Atela, Desnivel Ediciones, 2005)

Los conglomerados oscuros de estas montañas evocan a paisajes casi volcánicos. Su aspecto es ciertamente feroz y la vida en estas alturas no es demasiado fácil para los endemismos vegetales que aquí se atreven a florecer.

El nivel de erosión es alto. Al efecto destructor que los glaciares aquí manejaron, se unen unas buenas toneladas de nieve y hielo que cada año cargan en estas laderas. De hecho, son estas montañas cercanas al puerto de San Glorio (León-Cantabria) las primeras en recibir las nieves del otoño y las que mejor guardan neveros durante el verano.

Esto hace que los valles que descienden de estas alturas fronterizas sean objetivo de proyectos de estaciones de esquí. Proyectos sin duda interesantes pero que de hacerse (algo bastante improbable por la situación económica) habría que hacer un estudio de impacto ambiental severo y ajustado a las joyas de la zona, entre otras el Oso Pardo y una geomorfología glaciar difícil de encontrar en otras partes de España.
Tras esta pequeña introducción de la zona, pasamos a describir la ruta que “inventamos” un radiante día de finales de Junio.

Ascensión circular desde Llánaves de la Reina (León)

 

Valle del Naranco – Peña Prieta – Cubil del Can – Robadorio – Vega Tarna – Valle del Naranco

TIEMPO EMPLEADO: SEIS HORAS

Dejando el coche en el alpino pueblo leonés de Llánaves de la Reina (1.410 metros), podemos acceder cómodamente a través de una buena pista al denominado Valle del Naranco, a los pies de la imponente sierra de Orpiñas. Pinchando AQUÍ enlazaréis con un reportaje anterior sobre este valle.

 

El valle es un perfecto museo del proceso de modelado glaciar. La gran depresión en forma de U que corre desde las laderas del Boquerón de Bobias hasta la misteriosa entrada del Boquerón de Tarna, nos representa una enorme cubeta glaciar donde hace miles de años toneladas de hielo reposaron en soledad y silencio.

Aún queda espacio en el Naranco para sembrar unas patatas

 
Casi a la entrada de Julio, la primavera en esta parte de la comarca leonesa de Tierra de la Reina está en su pleno apogeo. Los amarillos de las escobas y los verdes de los prados hacen muy llevadera esta aproximación al macizo mientras la mirada se nos pierde en las cumbres de Orpiñas que debido a sus pinares de repoblación quizás nos recuerden a paisajes suizos o austriacos.

 

Tras pasar dos refugios que se asientan en llamada Vega del Naranco comenzamos la larga subida que nos espera hasta la cima de Peña Prieta, aún muy oculta entre las inmensas lleras del Cubil del Can.
 
La primera empresa del día será ascender al Boquerón de Bobias, que se eleva a 1.858 metros de altura y el cual comunica a los valles de Lechada y Naranco.
El sendero está bien señalizado aunque habrá que doblar pata un buen rato para llegar a este mirador de buena parte de la montaña de Riaño.

 

 

El valle glaciar de Lechada es mucho más amplio y largo que el Naranco. Otra pista lo recorre desde su desembocadura en el Esla/Yuso hasta las negras peñas de las Agujas de Cardaño.

               El valle de Lechada

 
Nosotros, algo novatos en este territorio, elegimos para aproximarnos al collado que separa el los Altos del Cubil del Can (2.430 metros) del Pico Tresprovincias (2.497 metros) un pequeño valle encajado y surcado por un arroyo muy dado a formar pequeñas cascadas, que desemboca a los pies del Boquerón y se conoce como la Canaleta de Bobias.

 

El ascenso es lento y es imposible no mirar hacia atrás a medida que más y más cumbres aparecen en el horizonte. Al salir de este pequeño embudo, ya casi en las cotas más altas del Cubil del Can, una mole surge en frente de nosotros: el Pico Cuartas, uno de los más guapos de la zona.

 

Pasando a bastantes metros por encima del Hoyo Empedrado a través de una bastante incómoda llera, llegamos al cordal del Cubil del Can, una afilada sierra que nos indica el camino a seguir hacia la cima de Peña Prieta que en breves momentos aparece por detrás del Pico Tresprovincias, separador natural de las tierras de Palencia, León y Cantabria.

En un terreno aparentemente inerte e inhóspito, la vida vence y deja su impronta entre las lleras

 
A partir de este punto abandonamos León para caminar por un sendero medio cántabro medio castellano que nos va a permitir observar desde lo alto una gran cantidad de lagos y lagunas que rodean Peña Prieta.
Las lagunas de Fuentes Carrionas son las más grandes y vistosas. Situadas bajo el sombrío Curavacas, su color verdeazulado contrasta con los neveros que se depositan en sus orillas.
Bajo Peña Prieta, ya muy cerca de nosotros, surgen también varias lagunas de variados tamaños en un entorno que tiene como fondo una especial visión de una Cantabria repleta de bancos de nubes y montañas que emergen desde las profundidades de La Liébana.

 

 

Los últimos metros antes de culminar la cima son los únicos que requieren cierto cuidado. Estar en el techo de la cordillera es una sensación muy satisfactoria. El gigantesco desplome norte, surcado de canales por donde ascienden cortinas de niebla constantemente, es solo propio de una montaña de estas condiciones. Sobra decir el cuidado que requiere este lugar.

 

Puertos de Ríofrio, al norte de la enorme mole de Peña Prieta


Volvemos sobre nuestros pasos para regresar a la base del Tresprovincias. Vamos a crestear todos los altos del Cubil del Can para descender entre León y Cantabria al collao Robadorio, una gran pradera desde la cual veremos de nuevo el valle glaciar del Naranco.
Hemos descendido a 2.090 metros, más de 300 metros desde que abandonamos Peña Prieta que ahora la vemos a nuestra derecha, inmensa.

Panorámica del Cubil del Can desde la cima de Peña Prieta


El Naranco, Llánaves y las praderas de San Glorio desde el Cubil del Can

Buscamos ahora la salida del Naranco hacia los pastos de San Glorio y la Vega Tarna a través del Portillo las Yeguas, un estrecho paso a dosmil metros de altura entre oscuros conglomerados que nos lleva a tener un panorámica del Coriscao bastante atractiva.

La Liébana entre jirones de niebla cantábrica


 

Entre rebecos y el cierzo que se cuela hacia Tierra de la Reina desde Liébana volvemos a través del Boquerón de Tarna a la pradería del Naranco. Quizás este último tute nos lo podíamos haber ahorrado, pero son tan largos estos días que da pena abandonar estos increíbles paisajes de las montañas más altas de la Cordillera Cantábrica.



En definitiva, la ruta en cuestión nos ha llevado casi todo el día, aproximadamente unas SEIS HORAS, superando un desnivel de más de 1.000 metros de subida y otros tantos de bajada.

En Llánaves y Portilla de la Reina existen establecimientos hosteleros para apaciguar nuestra hambre, sed y cansancio en general.



 

                                                        (Pincha en el mapa para ampliar)

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

8 pensamientos sobre “Peña Prieta (2.536 m) desde Llánaves

  1. Monchu

    Guapa ruta Héroe, conozco la zona y tengo hecho buenas pateadas también en ella.
    Muy buena la descripción, un saludo y Felices Fiestas!!!!!

  2. Sara

    Impresionante…como todo lo que nos regalas con esa energía y amor por la naturaleza.
    Felices fiestas navideñas y muy próspero 2013, tienes tu estrella especial en mi blog.
    Mi abrazotedecisivo

  3. Montañas de Gordón

    Hola Héroe…
    En primer lugar aprovecho ya la oportunidad para felicitarte las fiestas y el próximo año 2013, en el que espero que nos vaya a todos mucho mejor que el que estamos apunto de terminar.
    Y en segundo lugar felicitarte también por la rutaza realizada… Es una actividad que he realizado desde el Puerto de San Glorio en un par de ocasiones y he disfrutado como un enano, también he accedido hasta la base del mismo desde el valle de lechada y cuando fuimos por ahí nos quedamos con la miel en los labios ya que comprobamos que se podía ascender por ahí perfectamente, pero el objetivo ese día era ir a hasta los lagos del Hoyo Empedrado. Nos has dado una nueva puerta para acceder hasta Peña Prieta, y en próximos meses intentermos alcanzarlo… Enhorabuena por la actividad, muy bonitas fotos y muy bien comentadas.
    Un saludo paisano…

    1. Héroe de Leyenda

      Hola Gordonés!

      La verdad es que la zona tiene un amplio abanico de posibilidades, las que te cuentas son muy chulas. Desde Lechada quizás se hago algo largo, aún así, con tiempo, no es tanta empresa.

      Lo mismo te digo paisano, FELICES FIESTAS y que el próximo año sea bueno o por lo menos menos malo! jeje

      Un abrazo colega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *