Ruta invernal en Cerulleda al Pico Espina

Cerulleda

Una vez más volvemos a surcar el Curueño hacia sus altivas fuentes en Valdelugueros. Cerulledo es el lugar elegido para difrutar de una corta pero intensa salida en raquetas con una ruta por sus altos y vallejas que atesoran grandes panorámicas sobre Bodón y Vegarada. Todo en la reserva de la biosfera de los Argüellos leoneses.
 
                                  Vega de Cerulleda en vista invernal
 
 
Cerulleda es una pequeña aldea situada entre Lugueros y Redipuertas. El río lo divide en dos, pero dos puentes, la cimera y la bajera, lo unen. Las truchas hacen vida junto con los vecinos de este pueblin que tiene dos caras, una tradicional, de pueblo auténtico de montaña y otra más moderna, con cabañas de madera construidas para el turismo de nieve que la cercana estación de Riopinos pretende establecer en el valle como un buen recurso para la supervivencia de estos pueblos.
Y a ese turismo de nieve nos encaminamos cuando calzamos las raquetas y comenzamos a andar hacia la pista que conduce a la hermosa valleja de Busllambre, no sin antes pasar por el molino donde Jesús Fernandez Santos escribió la célebre novela de “Los Bravos”.
 
Cerulleda, en la vega del río Curueño

Cerulleda, en la vega del río Curueño

    

Inicio de ruta: rumbo al norte

 

DETALLES DE LA RUTA

Localización: Cerulleda, Valdelugueros (León)

Cómo llegar: Desde León a través de la Carretera León-Collanzo (Matallana de Torío) 55 minutos aprox.

Punto de inicio y llegada: Pueblo de Cerulleda 1280 metros de altura.

Desnivel de ascenso: 700 metros (aprox.).

Sentido de la ruta:  circular

Entorno: Pastizal, caliza, monte bajo.

Dificultad: Media

Tiempo: 5 horas

                    Por la valleja de Busllambre
 
La pista sube ladeando dejando el Curueño a nuestra izquierda y poco a poco se va adentrando en la montaña. Al poco rato nos saca a una campera donde la nieve ya coge algo más de grosor y las raquetas se hacen indispensables, así como unas gafas de sol para disminuir los reflejos y destellos de este mundo blanco, casi ártico, que se ve acentuado cuando miramos hacia los cercanos montes blancos de Faro y La Morala, los cuales se muestran sencillamente espectaculares en este día.
 
                             Ciervo o Venado
 
 
Tras pasar una cabaña y espantar a un joven y bello venado el cual estaba encamado entre las escobas, comenzamos la cuesta que nos lleva a la collada que queremos alcanzar para, luego, comenzar un cresteo que poco a poco nos tiene que llevar (si los cálculos no nos traicionan) hasta la cima del Pico Espina, a 1.929 metros de altura, cumbre que domina este valle de Lugueros y nos llevará a contemplar también los cercanos terrenos de Puebla de Lillo.
 
                       En algún tramo el terreno se vuelve pindio
 

Cornisas de nieve

 

Cresta y pico Espina (1.929 metros)

El cresteo hacia la cima requiere atención para no pasar por debajo de cornisas de nieve que en estos días de sol se derriten y pueden producir pequeñas avalanchas las cuales pueden ocasionar algún que otro susto. También, en algunos tramos el hielo hace acto de presencia. Afortunadamente los pequeños crampones de la raqueta hacen de sujeción para evitar caídas.
 
                          Ya en la cresta, camino de la cima
 
 
Llegamos a una colladina tras habernos cruzado con varios rebecos que, como en casi todas las ocasiones, pasean sin mucha prisa cerca de nosotros. De aquí a la cima ya son escasos metros y tras guardar las raquetas en la mochila, puesto que aquí el viento no ha permitido que la nieve se amontonara, subimos cómodamente hacia el pico Espina.
 
 
 
 
 

Descenso a Cerulleda

Tras comer y descansar mientras nos deleitamos con las buenas panorámicas que esta cima guarda (el puerto de Vegarada, Mampodre, Pico Agujas, La Morala, Bodón…). Nos ponemos de nuevo en marcha con las raquetas para realizar el descenso por su cara sur hacia la collada desde la cual comenzaremos la bajada por un hermoso y muy nevado valle que desemboca directamente en el pueblo.
 
                           Descendiendo de la cima

                        Tras la collada Valporquero, aparece el valle de Lillo

 
El sol, que ahora nos da directamente de cara, hace que la temperatura suba y que comencemos a deshacernos de ropa progresivamente. El montañismo con raquetas es un deporte exigente y con alto nivel de esfuerzo físico, pues si bien la raqueta impide que nos hundamos en la nieve, el mero hecho de levantar el peso de cada raqueta y andar sobre la nieve, la cual no siempre es compasiva con el caminante, es un ejercicio continuo de quema de calorías, lo que hace conveniente ir bien hidratado y también llevar ropa adecuada para evitar que el tejido empapado de sudor nos acabe provocando un buen catarro.
 
                           El Pico Huevo y la Puerta de Faro
 
                            Ojeando los altos de La Morala
 
Poco a poco vamos descendiendo por este valle hacia Cerulleda y también poco a poco la nieve va fundiéndose para dar paso a los prados cercanos al pueblo donde pasta la ganadería local.
Arribamos de nuevo a este simpático pueblo de montaña surcado por este río, el Curueño, que siempre nos deja con un gran sabor de boca, el cual alimentamos en Lugueros posteriormente con un poco de cebada como recomienda el buen decano del montañero leonés.
 
                    El Curueño atraviesa Cerulleda

 


 
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

12 pensamientos sobre “Ruta invernal en Cerulleda al Pico Espina

  1. Eduardo

    Muy buena ruta y vistas aún mejores con aparentemente una buena cantidad de nieve, que habrá que disfrutar pronto porque con estas temperaturas se nos va a fundir rápidamente. Este invierno me he acercado a esa zona desde Puebla de Lillo a través de la ruta de la Cervatina, subiendo al Pico Mahón y haciendo toda la cresta de la Sierra de la Cuerna, ascendiendo al Pico Redondo y Cuerna y bajando a Villaverde de la Cuerna, pero aún no había nieve en las montañas. Un saludo y hasta pronto paisano.

    1. Héroe de Leyenda

      Es una zona muy interesante y no muy atendida por los montañeros, todo ese cordal que separa Lillo de Lugueros. Con nieve o sin ella es una sierra muy guapa. Por Tolibia de Arriba he caminado también y La Cervatina qué decir de ella, menudo bosque más chulo.
      Un saludo Eduardo

    1. Héroe de Leyenda

      Tuvimos mejor Javier si! Como vi en tu reportaje, es una ruta excelente como bien dices y que este año la pienso volver a hacer a mediados de primavera, pues también es una buena zona para ver fauna por lo que pude ver ese día. Con nieve es guapisima.

      Un saludo y gracias por descubrirmela 😉

  2. Monchu

    Guapa ruta, para disfrutar de la nieve. Alguna vez tenemos ascendido nosotros esa cumbre también, no en vano llevamos alquilado el refugio de Cerulleda desde hace mas de 30 años.
    Un saludo

    1. Héroe de Leyenda

      Muchas gracias Monchu! A ver, explícame!! Alquiláis el refugio de Cerulleda… cuál? Ese que está en la valleja bajo el Pico Espina? Y cómo se puede alquilar, por ejemplo, para un fin de semana? Esos montes me tienen enamorado!!
      Un saludo compañero.

  3. Cienfuegos

    Menudo mirador resulta ser el tal pico Espina. No me sonaba pero menudas vistas tiene, entre ellas una de las vistas más guapas que he podido ver de la Puerta de Faro. Preciosa ruta, sin duda.
    Un saludo

    1. Héroe de Leyenda

      Yo lo descubrí gracias a Javier en su blog Montaña Leonesa. Siempre lo había ojeado desde Redipuertas y desde Lugueros, pero no sabía ni por donde atacarlo. Y la verdad merece la pena, ya no solo por las vistas hacia Faro sino tambien porque es bien entretenido.
      Un saludo paisanu.

  4. Montañas de Gordón

    Hola Héroe… cuanto tiempo sin poder pasarme por tu rincón de la red, pero el trajabo me impide poder visitar blogs amigos todo lo que me gustaría.
    Por lo demás la ruta me ha impactado… había nieve por todos lados (como no… esa zona de la Morala y el Pico Huevo siempre carga), y por lo que he podido ver las vistas son espectaculares.
    Enhorabuena por la ruta realizada y me la apunto para apurar los días de nieve.
    Hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *