Sierra del Cuera – Pico Turbina desde Arangas

Tras muchos años viendo y leyendo sobre la sierra costera del Cuera en libros y blogs como el de Cienfuegos, Monchu o Jfcamina… llegó el momento de trasladar las mochilas al oriente asturiano y visitar este rincón a medio camino entre los Picos de Europa y el mar de Llanes.
 
Como una larga muralla, de Este a Oeste, el Cuera separa los dos mundos que imperan en Asturias, el mar y la montaña, siendo esta montaña la gran montaña cantábrica de Picos de Europa, nada menos. 
Las diferencias entre un lado y otro del Cuera son acusadas, tanto en paisaje como en climatología y temperatura. Hemos de tener en cuenta que esta fina cordillera de aproximadamente 20 kms de longitud hace que las nubes altánticas choquen contra sus paredes calizas, debilitando así su entrada a la depresión del Cares, donde se situan los conceyos de Cabrales y Peñamellera alta. La consecuencia suelen ser días claros, soleados y calurosos en su vertiente sureña, y días mayoritariamente nublados e incluso orbayando en su vertiente norte: Llanes (para desgracia de lo que vamos buscando el atractivo de la preciosa costa llanisca).
 
 
 
Duración: 4 horas
Sentido: Lineal
 
 
Y así vivimos nosotros la jornada de montaña que nos llevó a su máxima altura, el Pico Turbina, con 1.315 metros sobre el nivel de un mar que está a apenas 8 kilómetros en línea recta (la no lejana y semejante sierra del Sueve está aún más cercana al mar, siendo un hecho que la cataloga como una de las altitudes más considerables más cercanas al la línea de costa, no solo en Europa, sino en todo el mundo).
 
 
Parte de la sierra desde la subida en coche desde Arangas
 
 
Salimos de Llanes con dirección a Arenas de Cabrales, concretamente al pueblo de Arangas, a 400 metros de altitud, uno de las clásicos inicios de ruta para aproximarse a esta cumbre rodeada de un mundo kárstico y aparentemente aislado de la humanidad, aparentemente puesto que el hombre ha aprovechado estos altos puertos, refrescados por la brisa del mar y de la nieve al mismo tiempo, para sacar adelante sus ganados y quesos durante centurias. Quesos, por cierto, de sobrenombre en estas latitudes.
 
De un Llanes ciertamente oscuro y nuboso pasamos a un Cabrales soleado y casi sofocante para el mes de Abril. Bienvenido y celebrado fue el cambio.
 
 
Arangas, un pueblo muy animado y vivo
 
 
En Arangas, pueblo guapo donde los haya, a los pies del mismo Cuera, preguntamos (realmente no había preparado muy bien la ruta) a unos paisanos sobre la mejor manera de “subirse” a Turbina. Ellos nos indicaron amablemente la pista que asciende casi a donde acaba el monte y empieza la peña, pista apta para coches, por cierto, cosa que ahorra mucho tiempo pero que no me gustaría volver a usar, ya que es hacer “trampa” y los coches aquí no deberían pintar nada. La verdadera ruta hay que hacerla a pata si queremos ganarnos el bocadillo (y la sidrina).
 
 
 Final del hormigón, comienza el sendero calizo, el cual hay que seguir hasta la peña puntiaguda que se ve a la derecha de la imagen.
 
 
Así que haciendo “trampas” subimos el automovil hasta la collada que separa dos valles pronunciados, uno de ellos baja hacia Arangas, el otro ya lo hace hacia tierras de Peñamellera. La pista finaliza justo en frente de una mayada ganadera muy chula donde nos espera un guapo rebañín de oveyas. Nos gustó Arangas por el clima ganadero que se respira, se ve mucha oveja, cabra, vaca y caballo pastando por estos lugares, y eso es bueno, es signo que la montaña está viva, ya que el hecho diferencial de la montaña cantábrica es la armonía entre las cosas del hombre y las cosas de la naturaleza, el fino equilibrio y la simbiosis pactada para que el paisaje no se vea sustancialmente alterado por la mano del hombre.
 
 
Es necesario abandonar el camino horizontal para coger una senda casi imperceptible que asciende por la canal marcada por las flechas
 
 
La subida es llevadera y entretenida, sorteando alguna llera al comienzo
 
 
Pasando este lugar, el camino sigue hacia el Este, a media ladera del Cuera, entre sus peñas calizas y sus vallinas de monte bajo. Nosotros, un poco por instinto, nos salimos de él para coger una veredina (no encontré demasiados jitos en esta senda, pero es perfectamente válida), que nos va a llevar justo a la canal donde aparece un formación caliza muy peculiar, con forma de diente.
 
 
 Llegado al “diente” hemos de continuar ascendiendo sin seguir a la derecha
 
 
 
 
Tras unos cuántos zig-zags pasamos esta peña y comenzamos la subida real de la canal que se hace llevadera por el sendero que está en continua curva, zigzagueando todo lo posible para afrontar mejor el desnivel.
 
Llegamos a un punto por el que pasaremos por una corte para les cabres hecha en la misma peña. Cuidado con las garrapatas en estos sitios.
 
 
A partir de este colladín comenzamos a subir a través de pastizales, dejando atrás la peña y el embudo por el que hemos ascendido.
 
 
 
Desde este sitio ya tenemos una panorámica soberbia de Cabrales y los Picos de Europa casi en su totalidad. Desde Torresanta hasta Torrecerredo, viendose también el Pico Urriellu, todos ellos con una nevada respetable. La neblina que se forma en el valle del Cares (y la que vendrá luego desde el mar) impide tener una visibilidad perfecta, pero realmente eso da igual, nos la podemos imaginar.
 
 Hemos abandonado la caliza por el momento y ahora subimos ya en diagonal y hacia el Este entre prados hasta la primera meta de la ruta, la braña de la Piedra l´Osu, a 1.100 metros de altitud, uno de los lugares que más me gustó de la jornada.
 
 
La braña de la Piedra l´Osu y sus guapos paredones de piedra caliza son un grato encuentro en la ruta
 
 
 
Esta mayada, compuesta por alrededor de 10 cabanas, es toda una sorpresa en la ruta. Creíamos que tan solo los rebecos anduvieran por estos lugares tan pindios, y al ver un pequeña vega aquí metida llena de árboles, casas y ganado, es casi como entrar en otro mundo, el mundo del Cuera, una especia de maqueta de los inminentes Picos de Europa, lleno de dolinas y paisajes complicados dominados por la peña, una misma peña que me recordó gratamente al paisaje kárstico del Correcillas, en León. Montañas todas ellas de la cordillera cantábrica.
 
 
 
 
 
Aquí comemos y miramos las tres o cuatro cumbres que también nos miran. Distinguimos el Cabeza Ledesma hacia el Este, el pico Llacia, encima de nosotros, Turbina más al norte y al oeste una sierra muy guapa llamada Llavinca.
 
Nos cuesta decidir el objetivo ya que todo pinta muy bien desde aquí arriba, pero queremos culminar en el Turbina, techo del Cuera.
 
 
 Poco a poco, bordeando e intentando no perder altura, llegamos a la base de Turbina
 
 
Nos marcamos la ruta bordeando y atravesando dolinas de respetable tamaño, caminando y sorteando lapiaces y brechas producidas por la erosión de la caliza que seguramente esté creando un mundo maravilloso en el interior del Cuera como ha ocurrido con las cuevas de Valporquero en León (esto es tan solo un pensamiento de aprendiz de geólogo…).
 
Turbina se alza piramidal, nos espera para que echemos un vistazo al otro lado del Cuera, donde en teoría debería verse la inmensidad del Altántico, el oceáno que une, en mucho más de lo que creemos, a astures, galaicos, cántabros, bascones, bretones y demás pueblos de las islas británicas, y que aquí se llama “Mar Cantábrico”.
 
 
 
 
Mientras subimos a la cima, que no tiene ninguna dificultad y que está bien jitada, pienso en la etimología de este topónimo: Turbina o Torbina. Aún no he dado con la clave, si bien la palabra “Tor” aparece en varios topónimos del norte como en referencia al dios Thor, dios del trueno. Espero que si alguién lo sabe me eche una mano.
 
Ahí abajo estaría Llanes y la costa…
 
Hacia el extremo oriental del Cuera y por lo tanto, los límites de Asturias con Cantabria.
 
 
Desde la cumbre hacia el norte vemos lo que sospechábamos: mucha nube y ni rastro de la guapa costa llanisca. Otra vez tendrá que ser. La montaña asturiana, a diferencia de la leonesa, depende mucho de las nieblas y nubes marítimas que se forman al chocar contra esta moles calizas, hecho que puede ser hasta un inconveniene en la orientación de lugares bastos como este mundo kárstico del Cuera, lleno de lugares muy semejantes.
 
La visión desde la cumbre de los Picos de Europa es de libro. Desde ella se distinguen las principales altitudes y lugares míticos de estos gigantes cantábricos. No deja indiferente la nadie.
 
 
Cumbre de Turbina. Al fondo el Pico Urriellu, señor de Picos de Europa.
          Torre Santa, ya en mi tierra leonesa, bien cargada de nieve
 
 
El Cuera es una sierra grande, hay mucho que caminar aquí, nosotros hemos querido comenzar con este pico, pero existen otros tantos igual de guapos e interesantes.
 
En este video podéis ver un guapo reportaje de la TPA de mano del mochilero Camilo subiendo a otra de las cumbres del Cuera.
 
 
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

10 pensamientos sobre “Sierra del Cuera – Pico Turbina desde Arangas

  1. Cienfuegos Caleyeru

    Pues enhorabuena por esa cumbre de uno de los montes totémicos de Asturiies, pero vas a tener que volver para poder disfrutar de las vistas sobre Llanes. Y es que tiene razón. Aqui en Asturies es dificil encontrar días limpios de brumas o nieblas y precisamente por ello hasta en los sitios más conocidos o supuestamente fáciles se te puede complicar una ruta. Pero la próxima vez que vayas no vale hacer trampa. Se sube desde Arangas por un senderín muy guapo que te lleva unos metros más arriba de la cabaña hasta la que casi llegaste en coche.
    Un saludo
    PD: No te comenté nada para este fin de semana. Al final se canceló lo del jueves. Yo saldré el sábado pero voy para los Lagos de Covadonga. Supongo que no puedas. La ruta no es excesivamente larga, pero para llegar a Oviedo antes de las 5, va a ser muy justo.

  2. Sara

    Ole, ole y ole…ver mi tierra amada en esta página, lleva a un disfrute doble…Dios mio que maravilla de fotos, que maravilla…no sabes las ganas que le tenemos al Turbina, pero un día clarito que no nos pille la niebla, tan caracteríitica en esa zona…además no nos hemos atrevido porque dicen que no está muy bien señalizado…asi es que esperando que alguien algún día nos pueda acompañar…es precioso…y esa costa Llanisca allí debajo…buaffff.
    Gracias Alejandro, esa entrada me ha llegado al alma. Abrazotedecisivo a ti y a tu asturianina.

  3. Sanclagones

    Nos queda esa cumbre pendiente del Oriente Astur, y veo por tus excelentes fotos, que hay que pensar en hacerla rapidamente y esperar tener un dia sin mucha niebla que como bien dices en nuestra querida Llanes esta harto dificil, tomo nota de tu comentario sobre el coche, asi que lo hare sin trampas desde Aranga, como tu dices y Javi Cienfuegos recomienda.
    Excelente descipcion Fotos y comentarios, un placer leerlos.
    Un Saludo.

  4. El tejón

    Buenos recuerdos de esta ruta que hice hace dos inviernos, se nos echó el temporal encima justo cuando hicimos cima y la ventisca y la nieve nos hizo bastante apurado el descenso.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *