Susarón desde Camposolillo

 

 


“Dos cosas tiene Vegamián que no tiene León, la Fuente los Corales y la Peña Susarón”

(Dicho tradicional del desaparecido concejo de Peñamián)

Clavado en la mitad del valle del Alto Porma (León), varado a un lado del inmenso mar de Vegamián y al sur de los montes de San Isidro y Las Señales, se encuentra este mastodonte calizo que es el Susarón, destacable montaña de la cordillera cantábrica que cada año gana en adeptos en el apasionante mundo del montañismo.

Susarón desde la carretera Boñar-Puebla de Lillo. Una cara sur casi impracticable si no se conoce el terreno plagado de canales, brechas y paredes.

Susarón desde la carretera Boñar-Puebla de Lillo. Una cara sur casi impracticable si no se conoce el terreno plagado de canales, brechas y paredes.

 

Con 1.878 metros de altura, esta peña de Puebla de Lillo, es uno de los picos más elegantes, renombrados y  atrayentes de la montaña leonesa.
Al igual que Riaño tiene su Yordas o Lugueros su Bodón, Puebla de Lillo tiene su Susarón, emblema de esta tierra de nieve y soledad, pero de belleza y euforia por el que anda por sus crestas calizas.
En el presente reportaje fotográfico y descriptivo intentaré plasmar una ruta de ascensión circular, amena y limpia que recorrerá su delgada cresta de Este a Oeste, desde los 1.131 metros de Camposillo hasta los 1.878 metros de la cumbre, para luego descender a Puebla de Lillo, localidad capital del valle a un paso de Camposolillo. Una travesía que abordará cerca de seis horas de tiempo y que requiere cierta pericia y seguridad.

Susarón Cara Este vista desde Redipollos. En rojo la ruta de ascenso desde Camposolillo.

Susarón Cara Este vista desde Redipollos. En rojo la ruta de ascenso desde Camposolillo.

Susarón desde la carretera que une Puebla de Lillo e Isoba (San Isidro). Una cara norte más tendida pero a su vez pindia y costosa. Pura verticalidad.

Susarón desde la carretera que une Puebla de Lillo e Isoba (San Isidro). Una cara norte más tendida pero a su vez pindia y costosa. Pura verticalidad.

Con el reflejo de su cresta en las aguas del feo embalse construido en los años 60, nos encaminamos a ascenderlo desde las proximidades del abandonado pueblo de Camposolillo. Pueblo cuyo abandono no fué fruto voluntario de sus habitantes sino del gobierno franquista que creyó que iba a ser inundando por el pantano y mandó desalojar el pueblo. Los cálculos fallaron y el agua nunca tumbó sus casas nobiliarias, si sus bastas tierras de forraje para el ganado y su bella vega, que ahora intenta aprovechar el ganado perteneciente a la empresa cárnica “Valles del Esla”, que aquí tiene una de sus sedes.

Dejamos el coche en el antiguo puente sobre el río Silván, donde comienza la gran crestona caliza de este pico, y nos disponemos a ir subiendo poco a poco entre piornos y prados en dirección a la peña.

Desde Camposolillo emprendemos el paulatino ascenso por la cresta que se inicia a mano izquierda de la carretera Boñar-Puebla de Lillo

La vega del Porma desde las primeras cuestas del Susarón

Mucha gente no utiliza esta vía de ascenso, sino que lo sube por su cara norte ( Lillo ) o por donde vamos a descender nosotros ( Barbadillo ). A mí me resulta más entretenido, más llevadero y más interesante subirlo por su cresta. Aunque hay que decir que apenas hay señales o fitos y hay que tirar de intuición y orientación, evitando exponerse mucho hacia
el lado sur, donde las brutales paredes caen hacia el lado de Camposolillo y el pantano (ver segunda foto del reportaje).

                           Redipollos y su otoñal chopera


 

Así, con cuidado, con alguna trepada y con muy buenas vistas hacia el Mampodre y Redipollos, vamos subiendo por esta arista que nada tiene que envidiar a otros colosos de la montaña cantábrica. Y es que el Susarón quiere decir algo así como: “Lo más alto”. El topónimo Suso significa alto, mientras que Yuso es bajo.

 
                   Siguiendo la arista…

Mientras subimos vamos comentando el frío que ya golpea nuestras caras proveniente del norte y de las altas peñas de Requexines, Los Niales y El Mampodre. Y es que el entorno de Puebla de Lillo es una gozada para el amante de naturaleza. Sus peñas, como esta del Susarón, sus pistas de ski, sus bosques de hayas y pinos, su río truchero… y qué decir de su gastronomía… hacen la boca agua a cualquier amante de la naturaleza.

 
                       Puebla de Lillo

Tras una hora y media caminando por la fina línea de la cresta, llegamos al colláo que se presente ya bajo la cima, que presente desde este punto una imagen muy agresiva como si de un Friero o un Espigüete se tratara. Desde este colláo sube una canal que comenzaría en las majadas de Camposolillo, y que según me dicen dos montañeros que nos hemos encontrado, es factible, aunque algo más sufrido y con menos vistas que yendo por la cresta.

                         Cogiendo altura poco a poco…


Enfilamos las últimas cuestas hacia la cima ya pensando en la comida y en la panorámica que desde allí vamos a tener.

                     La cima del Susarón


Bodón, la Forqueta, el Mahón, Valdorria… nos saludan mientras partimos la tortilla. Y hacia el Sur podemos ver el largo camino del Porma hacía su confluencia con el Curueño en Ambasguas, pasando antes por pueblos tan emblemáticos como Boñar, Vegaquemada o Lugán.

                        La Peña de Armada

                    Hacia Rucayo y la Forqueta

Hacia el norte y el este, las nubes, el cierzo y todo lo malo se han metido bloqueándonos las buenas vistas que desde aquí hay hacía Peña Ten, Picos de Europa o el Mampodre. Aún así, Las Pintas, el Espigüete y Las Pintas si se han dejado ver.


 
             Hacia el monte de La Cervatina y las lindes de Lillo con Valdelugueros

El descenso lo realizamos por la áspera ladera orientada al oeste que baja hacia las colladas de Barbadillo, donde las praderas y los hayedos comienzan a ganar terreno a la piedra blanca del Susarón.
Por aquí ya hay fitos, y poco a poco perdemos altura hasta llegar a la collada.

                   El hayedo de otoño


 

Desde este punto bajamos por la vallejina encajonada entre peñas que nos saca para las praderías del valle de Celorno, a la altura de la cabaña y no muy lejos del la fuente del Obispo ( recomendada si bajaís con mucha sed de la peña… )
 
                  Nuestra salida al valle de Celorno

Cogemos, por fín, la pista que surca este valle, que también es sendero de pequeño recorrido del parque, y nos dirigimos a Puebla de Lillo, que en menos de 20 minutos nos lo topamos en el camino. De aquí ya solo nos queda volver al coche por la carretera.

                   El Susarón desde Lillo


 

El Susarón, una peña imprescindible para conocer estos valles de la montaña oriental leonesa, por su estratégica situación ( sola en medio del valle ) y por su naturaleza agresiva y salvaje de caliza no muy pisada por el público, que prefiere otras emociones en otras montañas con más altura como el Mampodre o San Isidro, aunque cada vez son más los montañeros que tienen en el Susarón en su punto de mira.

 


 

Duración aproximada: 5 horas
Datos de interés: Accesible desde Camposolillo y desde Puebla de Lillo. Peligroso en tiempo de hielo, sobretodo en su cara norte y en la cresta, más si sopla el viento.
Camino poco señalizado. No recomiendo bajar por las canales que se desploman a la derecha de la cima en dirección al pantano, son bastante irregulares y puede haber caida de piedras.



Un buen alojamiento en el valle del Porma

 

Hotel Rural Monasterio de Ara Mada

 

arrimadas

PINCHA AQUÍ PARA MÁS INFORMACIÓN

 

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

12 pensamientos sobre “Susarón desde Camposolillo

  1. Cienfuegos

    Todo un clásico de la montaña leonesa. Eterno pendiente de mi cuenta personal. Veo que los hayedos también están en us punto al otro lado de la cordillera. nosotros anduvimos ayer por Quirós y están preciosos. Enhorabuena por esa cumbre. Un saludo

  2. Miguel Bueno

    De las mejores fotos de montaña de la red. Parece que las sobrevuelas.
    Si la historia no fuese tan dura podriamos hacer un mal chiste con Camposolillo; estaba predestinado.

    Expresiones
    Piedra

  3. Sara

    Que preciosidad héroeeeeeeeeeeeee! ese es nuestro eterno pendiente, van dos veces y las dos no hemos subido bien, una porque se nos echó el tiempo encima y otra porque nos pasamos….me apunto este pueblecito para intentarlo desde ahí y me apunto muy requetebien tu ruta….a ver si a la tercera va la vencida….que ya le tenemos unas ganas….y esa zona es….preciosa, preciosa…y ahora en otoño un lujazo.Yo hace un ratito he llegado de Somiedo….lo hemos descubierto hoy….y ha sido sensacional….para volver….que paraiso.
    abrazotedecisivo héroe de bosques y montañas.

  4. Montañas de Gordón

    Hola montañero!!!
    El Susarón, qué montaña más bonita… precisamente el otro día el toro y yo fuimos a Peñacorada y se veía ahí en el orizonte… nuestro comentario… “hay que ir pronto, eh???” y leyendo tu comentario cada vez tengo más ganas de hacerla, eso sí, yo creo que pasaré de la arista y la realizaremos desde Puebla de Lillo… por ahí es menos complicada, verdad??? me refiero a que no hay tanta trepada como por donde vosotros lo hicisteis… ya me contarás.
    Por cierto… las fotos del reportaje se salen… son para enmarcar. Un saludo paisano y enhorabuena por la actividad.

  5. Héroe de Leyenda

    Cienfuegos: Jope, por Quirós si que tienen que estar por bonitos, por ahí por Ricabo y Agüeria… Animate un día que no está tan lejos de Oviedo!! Un saludo!

    Miguel: Bueno, si la camara fuera un poco mejor… jeje, pero muchas gracias, la verdad es que esa cresta es un verdadero vuelo sobre el valle. Muchas gracias y un saludo.

    Sara: Esta ruta es la que te llevo diciendu yo una temporada!! jeje. Intentar hacerla, con buen tiempo, eso si, y ya me contarás. Yo conocí Somiedo esta primavera y si, tiene tela, para pasarse ahí un mes pateandolo todo!! jeje.
    Un abrazo.
    P.D.:Lee el comentario que le pongo a montañero gordonés aquí abajo vale?

    Montañero Gordonés: Qué tal paisano! Pues mira, yo creo que deberías hacerla por la cresta, sois unos jatos y le echaís huevos en vuestras rutas, asi que problema hay ?? jeje. Na, en serio, por la cresta, aunque las fotos puedan parecer otra cosa, es bastante asequible y divertido, y las trepadas que hay son de principiante. Eso si, hay que saber orientarse y dejarse caer de vez en cuando hacia la derecha (hacia la izquierda está el precipicio). Desde Lillo, por la norte, ahora con la helada se vuelve muy complicado yo creo (solo bajé una vez por ahí y no me gustó tanto la verdad… ).
    Ya me contarás, un saludo!!

    Javier: Exacto, las panorámicas del Susarón, junto con las del Yordas, son magníficas.
    Un saludo.

  6. Anonymous

    Que pasa elemento, vaya paisajes que me pones por aqui…¡VAYA PASADÍSIMA! A ver si un día me decido y te llamo para hacerla de nuevo.
    Gracias por mostrarnos a todos las maravillas que esconden estas montañas, sobretodo sabiendo como disfrutarlas.jeje…
    Un saludo.David Nava.

  7. Anonymous

    !!!dios mio que cresta mas bonita desde el viejo puente y bajando por la cervatina os la recomiendo ….Por cierto tramos bastante aereos…MUY BONITA…!!!

  8. Dadofin

    Muy buenas fotos y muy buena explicación.
    Voy a hacer una aclaración : La canción dice. “Vegamián tiene dos cosas que no las tiene León, la fuente de los CORALES (no corrales) y la peña del Susarón.”
    Un saludo

    1. admin Autor del artículo

      Hola Dadofin, muchas gracias por tu aclaración. Lo corregiré. Pero podría ser una mala transcripción? Desde luego tiene más sentido corrales que corales… ahí quedará la cosa. Un saludo y muchas gracias.

    1. admin Autor del artículo

      Me alegro que te haya gustado Jose Antonio. El Susarón es una bonita experiencia que no se olvida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *