Un paseo en Susañe del Sil

El corazón del Alto Sil es el municipio de Palacios del Sil, situado entre los ayuntamientos de Páramo del Sil y Villablino.

Palacios es un mundo infinito donde es necesario ir apuntando cada camino, cada braña y cada pico que se va haciendo en una agenda que tardaríamos en llenar varias semanas.
 
Pueblos como Salientes, como Tejedo o como Susañe, al cual va dirigido este reportaje, han de ser caminados pacientemente para  llenarnos de ese aire norteño, cantábrico, céltico, que desprenden las aldeas del Alto Sil.
Es el mes de Mayo uno de los mejores periodos para visitar y caminar estos montes fronterizos con la cuenca asturiana del río Ibias.

                                     Vista de Susañe desde Páramo

 
A Susañe del Sil se accede cómodamente desde la vía rápida Toreno / Villablino, a la altura de Páramo del Sil. La carretera de subida es en sí un pequeño “puertín” al que hay que estar atento en cada curva puesto que la mirada fácilmente se nos va entre los multicolores huertos, eiros y castañales que poco a poco nos van delatando la presencia de esta aldea de montaña, situada a casi 1.000 metros de altura, constituyendo un gran mirador natural sobre el valle del río Sil, el cual se desliza poco a poco en busca del gran remanso berciano.

 

                                 Panorámicas de Susañe

El pueblo se recuesta sobre las faldas del monte “Cheras” . La pendiente y las cuestas son una constante en casi todo el pueblo. Y es que Susañe es un pequeño universo aparte en el valle. Su situación sobre el valle, independiente y alejado de otros núcleos de población, hacen de este pueblo un placentero lugar para pasear y vivir. Incluso la gente de aquí, entre los que se incluye uno de los últimos gaiteros del valle, tienen una idiosincrasia propia y distinguida entre la comarca del Alto Sil (o, por lo menos, así son vistos desde otros pueblos).

                                      Hórreo


                                        Corredor

Uno de los “platos fuertes” de Susañe, dejando a un lado su interesante arquitectura tradicional y su naturaleza desbordante, es el asombroso mantenimiento del dialecto patsuezu (lengua asturleonesa) el cual es usado frecuentemente y más especialmente en círculos familiares por sus habitantes. Ello también es sabido en todo el valle. Más de una vez he escuchado comentarios, siempre en tono afectivo, sobre lo “raro” que hablan los de Susañe. Así, en estas calles que ahora caminamos podemos ver y oír, aparte de una variada toponimia toda ella en lengua local, alguna que otra expresión y palabras como “tsobu” en vez de lobo, o “tseite”, en vez de leche.

                                 

 
Para nombres bonitos los que se esconden tras cada fuente, árbol y monte del pueblo. Pero eso, un poco más adelante.
 
Seguimos caminando por las pendientes calles de Susañe descubriendo sus rincones de piedra. Una de las cosas que más llaman la atención y hacen atractivo al pueblo son las “tsousas” clavadas en la tierra para separar cada huerta. Es un símbolo propio de estas tierras, pero que poco a poco ha ido perdiendo terreno a favor de los muros o de las frías verjas metálicas.

                                    Espalda curvada, alma erguida

 
Corredores, fornos, hórreos y casas de piedra construidas sobre peñas, son lo que podemos ir encontrando por las calles de Susañe. Al final de cada “calecha” siempre obtenemos un espectacular paisaje de fondo y es el color verde y el color morado de las urces primaverales quienes se llevan el protagonismo casi siempre.

                                   Las urces colorean Susañe

 
Susañe es naturaleza. Y a eso hemos venido.
Encima del pueblo, bajo el depósito del agua, salen dos caminos que a modo de “circunvalación” son recorridos cada tarde por los vecinos del pueblo para mantener las piernas bien fuertes. Uno de ellos se dirige a Valdeprao y a las brañas que Susañe tiene por encima de este pueblo montañés. El otro serpentea la margen izquierda del Sil dirección a Palacios.
Tanto uno como otro son un placer de caminar en estos días de Mayo, pero hoy nosotros vamos a coger el segundo.

                                Embalse de las Ondinas

 
Este camino comienza a unos 1.100 metros de altura, casi a unos 300 metros por encima de la encajonada ribera del Sil. El panorama desde aquí arriba es una delicia para la vista: de un lado vemos las montañas de Matalavilla, Salentinos y Páramo. Más al norte se perfila el desfiladero del Padruño entre Villablino y Villarino. Al sur vemos como el alto Sil poco a poco va perdiendo altura en los términos de Matarrosa y Santa Cruz. También, al oeste vemos las montañas de Fornela y la central térmica de Anllares.

                                     Palacios del Sil se oculta en el fondo del valle

 
A la gente de Susañe les gusta Susañe. Y esto se comprueba viendo como en cada curva o lugar destacado aparecen señales y poesías a favor del respeto a la naturaleza y multitud de indicaciones de nombres toponímicos como: el canto Repicón (un gran pedrusco a un lado del camino), la Chera ( un canchal de piedras ) o la Peña del Griego, otra gran peña que además guarda en ella una leyenda de pastores y “mouros”.

                                Una curiosa habitante del Alto Sil

 
Abajo, en el valle, vemos como el Sil apacigua su furia que lleva arrastrando desde la presa de las Rozas en el pequeño embalse de Ondinas, buen lugar de pesca el cuál encierra en sus aguas un nombre, “Ondina”, que hace una clara alusión a las xanas o hadas de la mitología asturleonesa. Quién sabe si algún día nos aparecerá alguna en alguna fuente…

 

Uno no se imagina, cuando viaja de Páramo a Villablino, el impresionante mundo que se desarrolla por encima de estas montañas. Nos imaginamos, quizás, cuando miramos desde el fondo del valle hacia arriba, empinadas laderas desérticas que no llegan a ninguna parte concreta y que, además, no tienen caminos transitables. Craso error.

                              Tierra minera, tierra de castaños, tierra de agua…

 
Este camino que va de Susañe a la Veiga Sistierna y la Veiga de Gusteirices es uno de los tesoros más desconocidos del Alto Sil. Manchas de abedul y roble y multitud de vallejas con su fresca reguera cada una, salpican la ruta constantemente. Apenas hay desnivel y el paisaje es inmenso.
 
Son lugares apetecibles para el Oso Pardo y para la mayoría de la fauna cantábrica. Cerca del lugar se encuentra el valle de Pedroso, que cuenta con uno de los robledales más grandes de la comarca, es decir, mucha comida para mucha pezuña y garra.

                            El paisaje desde el Cutsadín es simplemente sabroso

 
El paseo lo acabamos en la fuente del Cuchadín, donde han habilitado una mesa y unas sillas para los caminantes que hasta aquí quieran acercarse. Como digo, a la gente de Susañe les gusta su pueblo. Desde aquí tenemos un guapa panorámica de una vallina arbolada y pintada de primavera que desemboca entre Ondinas y Palacios. Es un lugar increíblemente bello, solo ensuciado por un reciente incendio que ha chamuscado algo su parte alta.

                                 El mundo vertical del Alto Sil

Merece la pena dejarse caer por Susañe y perderse por sus caminos. Yo, desde luego, lo haré cada poco.
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

19 pensamientos sobre “Un paseo en Susañe del Sil

  1. Hipolito Martnez

    Hola, ya que me censuran los comentarios en el periodico donde escribes, te lo pongo aqui.

    Mira hijo, a mi me da igual que quieras ser “escritor aficionado” o que te pases el dia haciendote fotos a ti mismo o diciendonos a todas horas lo guapo y maravilloso que eres. En la academia de la lengua lo llaman narcisismo http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=narcisismo

    La gente prefiere el original a la copia y tu eres una copia en todo lo que escribes. Mientes cuando dices que siempre dices de donde copias porque no es asi. Desde que me paso una de tus rutas mi primo, porque la habiamos hecho unos dias antes, he mirado tu blog y solo dos veces dices de donde has sacado la informacion, cuando lo que pones lo he leido yo en libros y en otros sitios en internet. Por algo mi primo te llamo El Copión de Leyenda.

    Me gustaria undia poder leer una ruta tuya que no haya leido antes en ningun sitio. Trabajar honradamente es bueno y si no lo aprendes no me extraña que no encuentres trabajo.

    1. Héroe de Leyenda

      Ni lucirse (el blog es meramente personal, una aficción más como puede ser jugar a las cartas) ni lucrase (he colaborado y colaboro con varias publicaciones y revistas desde hace años de manera totalmente altruista sin recibir nada a cambio). Así intentaré seguir, puesto que escribir mis rutas me gusta y me relaja, a la vez que me enorgullece dar a conocer lugares que quedan muchas veces fuera de las rutas típicas, quien quiera está invitado a comentarlas siempre bajo el respeto personal.
      Un saludo y muchas gracias Juan Jesus.

  2. Anonymous

    narciso2.

    (Por alus. a Narciso, personaje mitológico).

    1. m. Hombre que cuida demasiado de su adorno y compostura, o se precia de galán y hermoso, como enamorado de sí mismo.

  3. Anonymous

    Espléndido blog. Gracias a él y a sus explicaciones he conocido rincones de la cordillera cantábrica maravillosos y que no he visto reflejados en ningún otro sitio.
    Ánimo, Alejandro.
    Un abrazo.
    Antonio Còrdoba

    1. Héroe de Leyenda

      Como siempre, muchas gracias Antonio. El objetivo del blog no es otro que recopilar rutas, información sobre ellas, curiosidades… No descubrir nada nuevo, puesto que ya tenemos casi todo descubierto (aunque alguna valleja virgen si que queda por ahí…). Un fuerte abrazo y gracias de nuevo.

  4. Anonymous

    A mi me parece un estupendo blog y en concreto este reportaje. Has hecho un gran trabajo y a quien no le guste que no lo lea, pero no tiendo por qué a la gente le gusta tanto criticar el trabajo que el resto hace modestamente.

    Soy de Susañe del Sil y te doy la gracias por este pequeño paseo y por las bonitas palabras dedicadas al mismo.

    Un saludo.

    1. Héroe de Leyenda

      Muchas gracias por tus palabras. Agradezco mucho y me alegra saber que te ha gustado el reportaje.
      No es gran cosa pero como he dicho anteriormente y vuelvo a repetir, este es un blog de un chico que le gusta dar paseos y escribir sobre ellos, simplemente eso, por eso no aspiro a ganar ningún premio ni vivir de ello, simplemente mostrar a otra gente (al igual que otros blogs han hecho anteriormente) lo guapo e interesante que son pueblos como en este caso Susañe del Sil.

      Muchas gracias de nuevo. Tenéis un pueblo digno de muchas más palabras.
      Un saludo.

  5. Anonymous

    Recuerdo un buen consejo de un periodista berciano, “VALLANFONS”. No es bueno, pero más vale ser enviado que ser envidoso.

  6. Anonymous

    Beichadero puede ser “Beitsadeiru” donde se baila, bailadero, quizá se hacían danzas en ese punto en las fiestas del pueblo, “beitsare” es como dicen bailar en patsuezu, por ejemplo el cantar: “pa cantare ya beitsare, los coxos tsevan la gala, peru pa trabachare tienen la patina mala” o este otro: “salíi mozos a beitsare a los forasteiros digu, que los desti pueblu, gastan muitu siñoríu”…

  7. Héroe de Leyenda

    Hola amigo,
    pues es una interesante solución a ese topónimo, no lo había pensado ni tenía constancia de ello. Me quedo con ello y me gustaría preguntar a alguién del pueblo sobre ese nombre y lugar.
    Muchísimas gracias por tu aportación.
    Recibe un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *