Valdeprado… Se ruega no tocar

Ciertamente, existen pocos valles en alto curso del río Sil que no hagan posar detenidamente la mirada y el alma en su infinito paisaje de brañas, bosques, peñas y lagos.


En el extremo occidental del municipio de Palacios del Sil, compartido con el vecino Páramo del Sil, se asienta Valdeprado y su grandioso valle.

                                   Entrada al mundo de roca de Valdeprado

Surcado por el truchero y arbolado río Ceronciello desde su nacimiento en los altos lindantes con el asturiano valle de Degaña hasta su encuentro con el padre Sil en las proximidades de Hospital del Sil, el valle del Valdeprado abarca una longitud de más de seis kilómetros de largo. Kilómetros que contienen un majestuoso mundo perdido, un perfecto ecosistema casi virgen atravesado de norte a sur por una carretera minera que comunica, o casi mejor deberíamos decir, dejará de comunicar las explotaciones mineras de Cerredo y la central térmica de Anllares.

                         Canales y crestas hacen posible el mejor lugar de descanso para el Oso

                        Ermita de las Nieves, a la entrada del valle de Valdeprado

En este valle, sin embargo, no existen explotaciones de carbón, sino una pequeña aldea posada sobre los verdes prados del antiguo cuenco glaciar que comparte valle también con las brañas que el pueblo de Susañe del Sil tiene en estas oxigenadas cabeceras del río Sil.

                                     El camino más corto de El Bierzo a Asturias

De Valdeprado y de las brañas hablaremos en otra ocasión. Hoy vamos a conocer un poco y a caminar por la margen oeste del río, es decir, por el macizo montañoso y glacial de El Miro.

Perteneciente al municipio de Páramo del Sil, El Miro (de Valdeprado o de Anllares, según se mire) es una gran montaña de 1.985 metros de altura que da nombre a toda una sierra que comienza en las laderas de Anllares del Sil, a 1.000 metros de altura y finaliza en la hoya que el río Ibias lleva labrando desde hace milenios, buscando una rápida salida al mar cantábrico, a casi 900 metros sobre el nivel del mar.

                       Casa tradicional en Anllares del Sil

Se trata de una sierra emblemática, visible desde buena parte de la geografía que lo rodea y vestida de un inmenso manto de arándaneras que se tiñen de rojo en otoño e invierno y la decoran de verde el resto del año, constituyendo uno de los lugares preferidos para el habitante más ilustre del valle: el Oso.

                           Fondo del valle

Solamente algunos bosques de abedules, arces, robles y serbales crecen en las vallejas y en las laderas ya próximas al río. La vegetación subalpina, pequeña, frágil, agazapada en el suelo tras siglos de nieve a sus espaldas, son la flora principal de este macizo montañoso que también da cobijo a enormes l.leiras (canchales de piedras) que circulan por las laderas de las cumbres hasta hundirse en las profundas aguas las abundantes lagunas y lagos que pueblan la sierra.

                             Cumbre de El Miro

Y es que si el Miro de Valdeprado es famoso en la comarca y aledaños, lo es por la sublime belleza de su legendario Pozu L.leirosu o Cheiroso. El Cheiroso es un lago de origen glacial recogido en la vertiente Este de El Miro, a 1.800 metros de altura sobre el nivel del mar. Es, por así decirlo, la mejor tarjeta de visita de este valle, aunque no la única en materia de lagos y lagunas, puesto que más adelante veremos cómo estos mundos de agua dulce afloran en cada rincón del macizo.

Sierra del Miro desde los altos de Río Palacios

Del Cheiroso se cuentan historias y leyendas. Por aquí se dice que merodea un oso totalmente blanco, quizás albino, cuyas huellas se ven frecuentemente en época nival. En estas aguas se cree que bucean y nadan desde monstruos hasta ninfas o hadas, aquí conocidas como “Ondinas”, las cuales lavan sus cabellos en las mañana de San Juán. Pero probablemente la leyenda más bonita sea la que dice que el Pozo Cheiroso es un “ojo de mar”, es decir, agujero hecho en el interior de la tierra a través del cual el mar cantábrico se cuela y sale en mitad de la cordillera. Dicen los pastores que a menudo podían oírse las olas del mar desde el Cheiroso cuando el cantábrico sufría marejada. Quién sabe… La misma leyenda se cuela también en otros lagos de la cordillera como el Ausente.

                          El lago y al fondo la cumbre de Bóveda

Desde Anllares o desde el mismo Valdeprado se accede al pico y al lago del Miro. Hasta tierras lucenses podremos ver desde su cima, pasando por las leonesas comarcas de Furniella y Ancares y la asturiana de Ibias.

                         Una sucesión infinita de valles fornelos con Faro en primer lugar

Siguiendo el cordal hacia el norte, veremos cómo varios vallecines caen verticalmente hacia el río, rodeados de interminables l.leiras y pequeñas lagunas. En la otra vertiente, la oeste, las brañas de Faro son visibles al final del valle del simpático pueblo fornelo, en estas crece un buen bosque de acebos y tejos.
Pero al Cheiroso le han salido a no muy lejana distancia dos potentes competidores que si juntaran sus aguas doblarían al famoso lago del Miro. Son las lagunas de Fasgueu, ya a muy pocos metros de la divisoria Ibias/Sil que enlaza el territorio asturleonés.

                           Zarréu, en el asturiano valle de Degaña

Al Vatse Fasgueu, como bien dicen en Degaña y Cerredo, se llega desde el antiguo puerto de San Antón, hoy Puerto de Valdeprado a secas, el cual se hunde entre los picos de Bóveda y Busmori, y que sirve de puerta de paso a los inmensos hayedos de Cerredo, una especie florística que le cuesta entrar a estas tierras del Sil, y que tan solo en Caboalles, Rioscuro y Tejedo pueden verse en suficiente cantidad y calidad.

                             La naturaleza profunda de Valdeprado

Un camino apenas apreciable parte desde la carretera y se adentra en un valle repleto de vegetación de todas clases, apareciendo más tarde las jugosas praderas tan apetecibles para el plantígrado y los cérvidos.
Aunque el sendero está señalizado, el primer tramo del sendero es algo confuso y durillo, las  urces casi taponan el estrecho camino, y las caricias a las piernas si vamos en pantalón corto serán inevitables.

                         Ascendiendo a las lagunas

Fasgueu es quizás uno de los rincones más placenteros para los sentidos de toda esta parte occidental de la cordillera. También, por suerte, es un lugar bastante bien conservado y aunque geográficamente pertenecen a León, son seguramente más conocidas y potenciadas como atractivo turístico en el concejo asturiano de Degaña. Lo más importante es, cómo bien apunto en el título de este reportaje, “No Tocar”. En la otra parte del valle de Cerredo se observa bien el inmenso cielo abierto de Coto Cortés. No es difícil imaginar cómo quedaría este rincón si las excavadoras entraran aquí.

                           Llegada a la primera laguna

El sendero ahora es cómodo pero también la pendiente se incrementa para alcanzar la cota donde se sitúan estas dos hermosas lagunas que descansan a los pies de los altos del Cornón de Busmori y el Veigardón, cumbres gemelas, cercanas al Miro de Valdeprado al cual se llega con comodidad a través de un buen sendero montañero.



                     Inevitable no probar el agua, que no estaba tan fría como parecía…

La primera laguna, más baja, es también algo más caliente y más pequeña que su hermana mayor, situada a pocos metros y en una cota algo más alta. En esta última brota una fuente permanente en una de sus orillas, constituyendo uno de los puntos más refrescantes de la ruta, exceptuando, claro está, si nos animamos a sumergirnos en las aguas de una de las lagunas, experiencia única y que recomiendo si el día no está muy frio y la nieve ya anda lejos…

                                  La segunda laguna, la más grande

                                      Valle que desciende a las proximidades de Degaña

Desde las cumbres que rodean este valle de Fasgueo la fotografía obligada es la que ocupa el valle de Degaña, las lagunas y las cumbres que separan el valle del río Ibias del nacimiento del Narcea. A principios de verano es una panorámica magnífica. Más adelante estos dos cuencos de agua dulce sufren un importante estiaje que hace que no se recuperen hasta bien entrado el invierno, cuando se duermen bajo una buena capa de hielo.

                             El macizo del Miro, desde las cumbres de Fasgueo

Quizás las Ondinas también duerman en estos profundos lagos de Valdeprado cuando llega el invierno o quizás, por qué no, también emigren a la costa cantábrica cómo hacían los vaqueiros que en estas aldeas ganaderas vivieron, a través de esos “ojos de mar” ocultos a la realidad inventada por los hombres de hoy en día, algo faltos de esa magia que por suerte estos lugares aún conservan y esperemos sigan conservando unos cuantos siglos más.

                             Las lagunas en primer término y el valle de Degaña en segundo
¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

14 pensamientos sobre “Valdeprado… Se ruega no tocar

  1. Sara

    PRECIOSO estimado Héroe de leyenda, preciosa esa zona, a la que muy prontito voy de ruta, por allí también están sufriendo en conflicto minero.
    Abrazotedecisivo de oso.

  2. Dani

    Hola Alejandro, una entrada preciosa, con fotos a la altura del lugar. Un lugar que desde tierras leonesas no se le potencia como debería. Es una de las zonas por donde más me muevo últimamente. Tanto el Valle del arroyo de la Braña del Monte, como Valle del Arroyo Busmor, como el de Fasgueo son imprescindibles. Yo tampoco comprendo ese olvido que se tiene desde León hacia las Lagunas de Fasgueo y más cuando en Degaña se “apropian” de ellas. Los asturianos en esto nos sacan años luz de ventaja, y no aprendemos.

    La última foto, la mejor. Digna de cualquier guía.

    1. Héroe de Leyenda

      Lo que te comentaba en el otro comentario, no se potencian estos recursos turísticos, no se copia un poco de lo que llevan haciendo en Asturias desde hace años en Somiedo, Redes o Onís… Total, que esto queda, eso si es verdad, para el deleite de los osos y los cuatro que vamos a dar paseos.

      Muchas gracias por el comentario y por lo de la foto!!
      Un saludín

    2. Lidia

      Perdona los asturianos no nos apropiamos, se llega perfectamente desde ambos sentidos y si hay un punto limítrofe que pertenece al concejo de Degaña… no digas que nos apropiamos

  3. Milio'i Sebastián

    Muy grato leer su entrada y disfrutar de sus fotos. Por si fuera de su interés:
    El “Valle que desciende a las proximidades de Degaña” es la Veiga’i Bustieguas (la Vega de Bustieguas.)
    En el texto se lee “las cumbres que separan Ibias del nacimiento del Narcea”. Lo que dichas cumbres separan es el municipio (Degaña y no Ibias) de las fuentes del Narcea. Son los nacimientos del río Narcea (en el municipio de Cangas del Narcea) y del río Ibias -afluente del Navia- (en el término municipal de Degaña.
    Y … como dice El Roto, “En los mapas cada país es de un color, pero yo he viajado y es mentira”
    http://camincimeiro.blogspot.com.es/

  4. Héroe de Leyenda

    Hola amigo!
    Muchas gracias y sobretodo gracias por la información. Si, conocí más tarde el nombre de ese valle de Bustieguas y sí, también me aclaré más tarde lo que es Degaña e Ibias, dos entidades difertentes aunque surcadas por el río Ibias.
    Poco a poco voy intentando conocer esa geografía que tan cerca tengo del valle del Sil.

    Otro asunto, que igual me puedes ayudar: Es el Cornón de Busmori el mismo pico que el Veigardón?

    Un saludo.

    1. Carlos de Sebastián

      Muy buenas! Es una ruta preciosa y muy bien descrita, me han gustado mucho también las fotografías.
      Me permito responder a tu pregunta: sí, el Veigardón es el mismo alto que en algunos mapas aparece como “Cornón de Busmori” o “Alcornón de Busmori”. Ignoro como llaman a este monte en Valdeprao, Anllares o Faro, pero “Busmori” suena al Oriente de Asturias y sospecho que sea una corrupción toponímica del cercano “Bismor”.

      En otro orden de cosas, y por entrar en algo que también se ha comentado. En Degaña se fomenta al visita a las Lagunas de Fasgueo, lo cual no significaría una apropiación, que tengo entendido que para transitar entre los montes de León y de Asturias ni exigen pasaporte ni billete de entrada, y ninguna actividad económica se desarrolla en ellas (ganadería, esquí, minería…). No me gusta entrar en la polémica sobre los límites entre la provincias de Asturias y León (provincias que creo que ganan más uniendo intereses que peleándose por nimiedades), en general aborrezco estas polémicas localistas tanto desde un lado como desde el otro. Solo quería indicar que los límites entre Asturias y León fueron establecidos según el bastante arbitrario criterio de la divisoria de aguas (las lagunas de Fasgueo en sentido estricto no desaguan ni en la cuenca del Sil ni en la del Ibias, su territorio es endorreico), salvo en el caso de Sajambre, Valdeón y el pueblo de El Puerto en Somiedo. Y que de antiguo, hasta el siglo pasado, los ganados degañeses pasaban y pastaban por dichas lagunas y por el valle inmediatamente inferior, por el lugar de La Campona, sin que hubiese ningún conflicto por este hecho. Hoy ya apenas hay ganado en Degaña y hace muchas décadas que no pasa por allí, y no me parece que el montañero pueda o no, disfrutar de tan bello paraje o comer unos arándanos en función del lugar de partida de su ruta.
      Por desgracia en todas las casas cuecen habas y también en Asturias hay dejadez, que no es lo mismo Somiedo que Degaña, y la estación invernal de Leitariegos está en León, y no en Asturias a pesar de ser el puerto común, por ejemplo.

      Un saludo

    2. Anonymous

      Hola,no son lo mismo,uno seria el Alto de Bigardon con 1840 metros y el otro el Alcornón ó Cornón de Busmori con 1941 metros,

  5. Carlos de Sebastián

    A pesar de extenderme tanto con la tontería esa de los límites me dejé en el tintero una aportación seguramente más interesante para alguna gente: el significado del toponimo “Fasgueo”. Fasgueo sería el lugar donde crecen “fasgas” en abundancia, y las “fasgas” son un tipo de hierba de hojas anchas cuyo nombre castellano ignoro. Fasga según el Diccionario general de la lengua asturiana (que también leonesa) de La Nueva España.

    Un saludo de nuevo.

  6. Héroe de Leyenda

    Totalmente cierto tu opinión sobre las fronteras.
    Desde mi punto de vista como montañero, leonés y “cis-astur”, decir que cada vez veo menos fronteras entre León y Asturias, para mí, son realmente la misma cosa, una orientada al sur y otra al norte, pero practicamente iguales en cultura, arquitectura, lengua y caracter de la gente.

    Las fasgas… me encanta ese nombre y esa planta aunque aún no sé distinguirla. Me fijo mucho sobretodo en la zona de Xistréo(Laciana, Omaña, Alto Boeza y Alto Sil) la cantidad de parajes asociados a este nombre. Por ejemplo: Fasgar, Fasgarejo, Los Fasgadales, Fasgarón… todos ellos en Omaña.

    Muchas gracias por todo y por la aclaración de Busmori (si, creo que para Anllares lo llamán Bismor… me seguiré informando)

    Un saludo compañero.

  7. Carlos de Sebastián

    Vuelvo a esta entrada porque la semana pasada dedicaron el programa Mochileros de la TPA (televisión autonómica de Asturias) a una excursión desde Degaña a las lagunas de Fasgueo. Dejo el enlace para quien le interese: http://www.rtpa.es/programa:Mochileros_1283778127.html

    Otra cosa: es muy interesante la foto Valle que desciende a las proximidades de Degaña. Este valle es de origen glaciar y en esta foto se observan perfectamente las dos morrenas laterales del fondo del valle. Entre ellas los campos que se ven son, en primer termino, la Veiga’i Bustieguas y tras ella y entre bosque los praos de La Ouḷḷera.

    Saludos!

    1. Héroe de Leyenda

      Buenas Carlos,

      Me voy a poner ahora mismín el reportaje de mochileros. La verdad es que da gusto ver estos lugares tan poco conocidos por la televisión. Sino te importa, pondré un enlace a ese video en este reportaje.

      Esta navidad seguramente me deje caer algún días por Zarreu o por Degaña para dar un pasein con las raquetas. Intentaré avisarte con tiempo si te parece y si andas por la zona.

      Ese valle de Bustieguas (por cierto, vaya nombre, de donde viene? Busto- aguas??) tiene una estupenda pinta.

      Un saludo.

    2. Carlos de Sebastián

      A mí no me importa (ni tiene por qué), y tampoco creo que a la TPA le vaya a importar que le enlacen un programa.
      Me encantaría dar una vuelta, pero en Navidad, en general en invierno, no estoy por allí.
      Suponemos que Bustieguas significa eso, el “busto de las aguas”, entendiendo busto por braña daría la “braña de las aguas”. Nacen muchas fuentes, y dos regueras, en el fondo de la Veiga. Una de las regueras que nace de la Veiga se llama también Bustieguas, y otra el Bustiḷḷín. Ese valle es precioso, sí, y desde él el Veigardón-Bismor tiene una de las más bellas estampas. http://www.panoramio.com/photo_explorer#view=photo&position=307&with_photo_id=1844928&order=date_desc&user=210759
      a la Veiga’i Bustieguas es muy fácil llegar desde Degaña, es todo por camino, y forma parte de las rutas “oficiales” del parque. http://www.degania.org/lagunas-de-fasgueo Lo curioso de esta ruta es que la hacen partir de Degaña o de Zarreu, lo normal de toda la vida es hacerlo desde Degaña (el valle de la Veiga siempre ha sido de Degaña), lo de hacer partir una ruta a Fasgueo desde Zarreu pasando por la Veiga Bustieguas fue a calzador… desde allí lo normal sería subir al puerto de Valdeprao (San Antón).
      Curiosamente, la ruta que hizo el programa de la TPA atraviesa una bellísima zona de uso restringido del parque que absurdamente no cuenta con una ruta recogida en el PRUG para poder transitar “legalmente” por ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *