Vegacervera y Valporquero: El Torío

Llevaba un tiempo ojeando una rutilla que uniera los pueblos de Vegacervera y Valporquero, ambos en la cuenca alta del río Torío, y así poder disfrutar caminando de ese enclave que son las Hoces, sin coche ni bicicleta de montaña, puesto que estos medios de transporte ya están demasiado vistos en estos parajes, por lo menos por mi parte. Pinchando AQUÍ podéis mi reportaje en BTT que realicé el año pasado por estos lugares de la montaña central leonesa.
 
Pues, un poco a la aventura y sin ninguna prisa, me acerqué el pasado viernes a la localidad  montañesa de Vegacervera, puerta de entrada a esta montaña de “Thor”.

Vegacervera es un pueblo bastante conocido en la provincia leonesa, su posición a la entrada de las hoces, su exquisita cecina de Chivo, su piscina fluvial y su zona recreativa hacen que sea un lugar de parada obligatoria para el viajero que sube Torío arriba hacia las Cuevas o hacia Cármenes.

El chivo, símbolo de la comarca

El chivo, símbolo de la comarca

Al otro lado de las murallas calizas que se alzan al norte del pueblo se encuentra Valporquero, otro pueblo emblemático de la montaña leonesa, y al que el caminante, en este caso, va a intentar llegar a través de las alturas, dejando el curso del río para la vuelta.

Vegacervera y detrás el murallón calizo que atrevesaremos

Vegacervera y detrás el murallón calizo que atrevesaremos


 

                    Comienzo del camino


Para ello tenemos que salir del pueblo en dirección a Coladilla ( otro pueblo muy rico en gastronomía ), y justo a la salida tomar una calle solitaria a la derecha que nos lleva a una pequeña explotación ganadera. De allí surge un pequeño camino, algo oculto entre las hierbas primaverales, que si no llega ser por el dueño de la granja, el que amablemente me confirmó que ese camino, efectivamente, subía hacia Valporquero, seguramente, el que escribe, no lo hubiera tomado .


                         Vegacervera – La vega de los ciervos –

Empezamos a caminar y a adentrarnos en un robledal, algo chamuscado, pero tremendamente bello por la primavera que golpea con fuerza estos últimos días de Mayo.
Nos encontramos en los montes llamados de “Los sierros negros”, denominados así, seguramente, por el color oscuro de las cuarcitas que aquí surgen, y que son paso previo a al reino de la caliza que más arriba nos espera.

                                        Correcillas

En la subida hacia la collada que separa Vegacervera y Coladilla de Valporquero, vamos teniendo poco a poco una buena visión del valle y del mítico Correcillas, que nos saluda desde el Este.
El robledal cuenta con algunos buenos ejemplares de robles, que se han salvado de un incendio que aún deja huellas visibles a ambos lados del camino. 

                    Llegando a la collada

En continuos zig-zags, y ya con algo de cansancio de subir tanta cuesta ( no en vano estamos realizando un desnivel de casi 400 metros ), llegamos a la zona donde el bosque acaba para dar paso a las camperas y a la caliza, por lo que adivinamos la cercana collada que nos dará paso hacia Valporquero.
El lugar es hermoso, aparecen dolinas y un bonito contraste entre el monte bajo tremendamente florido y la peña. 

                       Valporquero desde la collada

Atravesamos el vallado que delimita a los pueblos y nos adentramos, ya, en terrenos de Valporquero, pueblo que vemos ya al fondo a la derecha, a la vez que nos fijamos en su largo y alto valle que asciende hasta la collada Formigoso. Hacia el norte aparecen también viejos conocidos como el Fontún ( o Pico de La Majada, como el dueño de un restaurante del pueblo de Fontún me comentó que lo denominaban en la parte de Gete y Getino, es decir, la del Torío ) y La Morala hacia el Este.

                       Valle de Valporquero

Descendemos hacia el valle a través del senderín, que a pesar de no ser muy amplio, y que muchas veces no ha dado confianza al caminante, nos ha sacado con éxito al primer objetivo.

                               Valporquero

Valporquero de Torío se encuentra “tendido” en la ladera oeste del río, casi sobre las mismas hoces. Es, por lo tanto, un pueblo de altura, situado aproximadamente a unos 1.400 metros. Pero no es su altura la que da fama a la localidad, si no sus famosas cuevas, quizás las más singulares e importantes del norte de España, a las que cada fin de semana, centenares de visitantes llegan. Aún así, el que escribe piensa que podían estar más desarrolladas y fomentadas, y suponer una verdadera fuente de ingresos para estos pueblos montañeses.

                         Zona de acceso a La Cueva

 

Pasamos por la zona de acceso a las cuevas, donde varios autocares hoy se dan cita en ella, llenos de escolares que juegan sin percatarse de un caminante que surge de repente de entre el monte y comienza a pisar asfalto a través de la carretera. Carretera que, en desgracia para sus botas, no abandonará hasta Vegacervera.

                     Panorámica de Valporquero

Una cerveza en Valporquero, donde existen varios restaurantes, me sirve para tomar las fuerzas pertinentes para afrontar una de las etapas más duras de esta ruta, la bajada a Felmín, es decir otros 400 y pico metros de desnivel a través de interminables curvas. Menos mal, que las vistas hacia el valle de Tabanedo y Rodillazo, y hacia los guapos hayedos de Valporquero, compensan este leve sufrimiento para mis pies.

                      Descenso a Felmín

La verdad es que Valporquero tiene un guapo hayedo que vamos dejando a la derecha según vamos bajando. Es lógico que el Oso, en alguna de sus correrías del año pasado, decidiera quedarse aquí alguna temporada. Ojalá vuelva este año.

                         Bosques de Valporquero

                         Entrada a las Hoces

Tras media hora de bajada, llegamos a Felmín, hermoso pueblo y afamado coto de pesca del Torío. 
Aquí confluyen las aguas que bajan de Valporquero y las que bajan de Tabanedo y Rodillazo. Y aquí comienzan las Hoces de nuevo, que sin duda nos van a venir de maravilla para refugiarnos un poco del Sol que no deja de golpear al caminante.

                         -Rally- Felmín-Valporquero

                                    Felmín

La entrada a las hoces de Vegacervera es siempre emocionante, las verticales paredes que suben hacia las nubes, el nítido río que, entre curva y curva, va deslizándose entre pozos y corrientes donde la trucha y la nutria juegan al ratón y al gato, no dejan indiferente a nadie. Y andando, con todo el tiempo del mundo, hace que me fije más en detalles y disfrute de las múltiples sensaciones, que sin duda alguna, en coche no disfrutaría.



La Hoces es un enclave natural magnífico, y junto con las cercanas hoces de Valdeteja, en el río Curueño, aportan un reclamo turístico mayúsculo para la montaña central leonesa. Aunque, como ya me hemos dicho antes, no están lo suficientemente dinamizadas y dadas a conocer al resto del mundo. Proyectos como el teleférico a Valpoquero, presentado por Vegacervera hace años, se han quedado en eso, en proyectos. De momento demos gracias de tener una carretera recientemente arreglada, ya que la otra, daba miedo.


                          El famoso Calero

Tras pasar el Calero y el pozo del infierno, y los tres puentes que comunican a Cármenes con Vegacervera. llegamos al final de los hoces, donde el cielo ya se abre un poco y nos permite ver de nuevo a la vegetación de ribera y robledal en el monte que nos predice la cercanía de Vegacervera.

                       El Torío en sus foces

En breve, me voy despidiendo del Torío, que me ha acompañado a mi lado en toda esta segunda etapa de la ruta, y de sus truchas, que cada poco he visto saltar, cebarse y nadar en los profundos y tranquilos pozos que se han formado tras muchos milenios de erosión producida por estas aguas. Aguas que parecen venir de las fuentes del Dios céltico “Thor”, allá subido en los altos de Piedrafita y Canseco…

                              Truchas al sol

                       Salida de las foces

Otro refrigerio en Vegacervera y un buen lavado de pies y de cara en el río, me recuperan el aliento antes de ir en busca del coche, que me espera desde hace unas horas en el punto de inicio de la ruta.

                 ( Pinchar para ampliar )


Duración aproximada: Cuatro horas
Recorrido circular: Vegacervera-Valporquero-Felmín-Vegacervera
Datos de interés: Llevar calzado cómodo pues la bajada a Felmín “revienta” bastante la planta de los pies.
Posibilidad de visitar la cueva, abierta de 10.00 a 18.00 en horario de verano.
Posibilidad de darse un baño en el fresco Torío.
Numerosos restaurantes en Vegacervera, Valporquero y Felmín.

¡No dudes en compartirme! ¡Gracias!

7 pensamientos sobre “Vegacervera y Valporquero: El Torío

  1. Riañés

    Otra ruta nueva para mí. Conozco bastante la zona y sus montañas, pero ya veo que me queda bastante por conocer. Muy bonito reportaje. Este río junto al Curueño los frecuento bastante en esta época para practicar la pesca.
    Un saludo paisano.

  2. Javier González

    Me encanta este entorno; tal es así que si el fin de semana el tiempo lo permite tengo planificado adentrarme en el hayedo y la peña de Valporquero, anejo a las Cuevas.
    Un saludo

  3. David Nava

    ELEMENTO!!!Te me adelantastes al final en esa ruta, que la tengo pendiente porque el mal tiempo no me ha dejado aun hacerla. Suerte tuvistes que la pudistes acabar sin que te pillara la lluvia, porque el sábado madre mía como estaba. A ver si un dia de estos que viene el buen tiempo me uno a vosotros, pero sin abusar que me reventais.jeje…

  4. David Nava

    para los que andais un poco despistaos para saber donde comienza esta ruta solo deciros que preguntad por “La Cueva del Burro”, ya que es desde detrás de estas cuevas desde donde sale. Pudiendo observas que hay un avispero, junto a la cuadra de ganado ovino y la cueva, y para mas información encontrareis al comienzo de la misma un abrevadero.
    si tenéis tiempo preguntad en coladilla por sus famosos quesos, no un defraudaran.
    Salu2

  5. Armando

    Jandro: es ciclable? El otro día subí con la bici desde Fontún por la collada de Gete y bajé a Valporquero. Si se puede, el próximo día voy a Vegacervera por ese sendero. Espero coincidir un día con vosotros en la montaña. Un abrazo.
    Armando. Primo Larry.

  6. Héroe de Leyenda

    Riañés: Ya somos dos. El Torío y el Curueño, menudo par de amigos… Madre mía, que naturaleza envuelven. El otro finde estuve dandole a la pintona en Cármenes… y vamos, nada que envidiar a Valdepiélago y el Curueño. Este finde subire a Lugueros a darle un poco más.
    Un saludo paisano!

    Javier: Bueno, dicho y hecho, ya te ví la entrada en el blog, nos pisamos los talones eh? jeje. Valporquero es terriblemente hermoso.
    Un saludo amigo.

    David: Qué pasa elemento!! A ver si es verdad y me llamas un día, que yo todos las semanas hago algo, duro o fácil, pero algo!! jeje. Estás hecho un gran conocedor de la zona eh?? Así me gusta, un jambo competente!! jeje.Un saludo amigo.

    Armando: Te comento compañero: Hasta la collada desde Vegacervera hay bastante pendiente, y piedrilla suelta, asi que no sé como estará este tramo para la bici, osea, se puede hacer, pero es duro, igual mejor desde la coladilla. Eso si, al llegar a la collada, la bajada hasta Valporquero y Felmím es una pasada (y una locura).
    Estás hecho un crack, este finde la subiré a Lugueros a darle pedal por Vegarada.
    A ver si nos vemos, un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *