De Lugueros al Pico Huevo ( 2ª Parte )

Finalizamos la PRIMERA PARTE de este doble reportaje sobre el alto Curueño en el puertu de Vegarada, “anclando las bicicletas” en una braña asturiana denominada “Las vegas”, después de recorrer el tramo que separa Lugueros de este puerto asturleonés que divide los concejos de Valdelugueros y de Aller.


2ª PARTE: DE VEGARADA AL PICO HUEVO:

Tras hablar con los dueños de la susodicha braña para que nos prestaran un “aparcamiento” para nuestras bicis y para que, de paso, nos indicaran el camino correcto hacia la puerta de Faro que aparece, ahora, al sur de nuestra posición, nos calzamos las botas y partimos entre pastos y monte hacia nuestro segundo objetivo del día: el pico Faro y el pico Huevo.

 

 

El recorrido es cómodo y no precisa de muchas explicaciones pues para alcanzar estas dos cimas hay que caminar hacia esa gran forqueta que domina todo el entorno del puerto.

                  La Puerta de Faro sobre una vaca de raza roxa

A nuestra derecha vamos dejando las vallejas y senderos que caen hacia la vertiente asturiana de Ruayer, mientras que a la izquierda vamos contemplando, de nuevo, el entorno del joven Curueño con el fondo de Repinos, el pico Agujas y el Pico Toneo, ambos deteriorados por la estación invernal de San Isidro, que, sin nieve, ofrece una imagen un tanto desforestada y estropeada, pero que, sin ninguna duda, es un paisaje cantábrico digno de observar con detenimiento.

            Toneo y Agujas sobre Repinos. Al fondo, Peña Ten.

Acercándonos poco a poco al cordal que asciende hacia la puerta de Faro, vamos dejando atrás arandaniegas, brezal y grandes pastos para una buena densidad de ganado caballar y vacuno que aquí pasta tranquilamente alejados del mundanal ruido con el único estorbo de los montañeros asturleoneses que cada fin de semana se acercan a estas tierras en busca de los objetivos que hoy anhelamos.

 

                Peña Reonda, entre Ruayer y Felechosa.

El recorrido está lleno de senderos ganaderos y es indiferente la senda que elijamos siempre que caminemos hacia Faro.
Nosotros hemos elegido la vertiente más asturiana para acometer la subida para dejar la leonesa para la bajada, bordeando así el gran circo glacial de Faro, con unas impecables vistas, en días sin mucha niebla, de la Peña Reonda y el pico Jeje, así como de todo el cordal norte y sur del valle de Ruayer.

 

 

Por lo tanto, la subida se hace, a pesar de la pendiente, agradable e interesante para el geógrafo aficionado.

Llegamos a la gran llera que se desploma bajo el Pico Faro, ya cerca de la portilla caliza homónima, y un senderín nos indica el camino de llegada.

 

La puerta de Faro domina, por un lado, el entorno de Vegarada, y por el otro, la cara sur, el valle de Redipuertas y del Curueño, por donde hemos pasado apenas una hora en bicicleta.

                Subiendo al pico Faro. A la izquierda, Pico Huevo.

Ya a unos 2.000 metros de altura nos encaminamos a emprender la subida, quizá, más dura la ruta, la ascensión al pico de Faro, cumbre asturleonesa situada unos metros más al norte del collado que divide los terrenos de Redipuertas con los de Canseco, en el concejo de Cármenes.

 

Es curioso el reducido tamaño de los escasos neveros que topamos en nuestra ruta a pesar de ser principios de Junio. Son neveros que apenas llegaran a mediados de Julio, y que son muy importantes para mantener el volumen de las laguninas de Vegarada que albergan una diversidad natural muy importante, como, por ejemplo, las poblaciones de Tritón Alpino y demás anfibios que tienen aquí un pequeño paraíso alpino en la península ibérica.

                        Último nevero de la zona.

Llegamos a pico Faro, con una altitud de 2.110 metros, que domina los valles asturianos de Aller, y que, en él, nos encontramos con varios montañeros que vienen desde Ruayer con intención de culminar estas cimas de Vegarada. La zona, hoy, está bastante poblada de caminantes, y me atrevería a decir que hay más gente en estas alturas que en los pueblos aledaños… Cosas del siglo XXI.

                            En el Pico Faro.

Bajamos del Pico Faro en busca del sendero que nos conduce al vecino Pico Huevo, leonés por los cuatro costados, y el mayor en altura de este cordal.
La subida apenas presenta complicaciones y solo hay que seguir el sendero hasta su cima, donde también nos encontramos a un nutrido grupo de montañeros asturianos escanciando su rica sidra.

                        Subiendo al Pico Huevo

                           En la cima de Pico Huevo

Desde el Pico Huevo, …., se contempla maravillosamente el valle del Curueño y del Torío, así como cimas vecinas como el Correcillas, Fontún, Mampodre, Torres, Brañacaballo… y el hermoso Tiatordos, que tantas ganas le tiene el que escribe…

                       Valle de Murias, hacia Canseco

                          Valle de Redipuertas

La bajada la hacemos en busca de nuevo de la puerta de Faro, puerta de entrada a todas estas cumbres.
Desde ella emprendemos el camino de descenso hacia la vega de Faro, impresionante circo glacial, coloreado de verde permanente, que se asemeja a un gran anfiteatro celta donde estos paisanos prerromanos harían, posiblemente, muchos de sus ritos de adoración al sol y a la luna.

                    La vega de Faro

En menos de una hora nos ponemos de nuevo en Vegarada, donde, se supone, esperan nuestras bicis para poder regresar a nuestro núcleo de operaciones en Lugueros.

                En Vegarada con el Pico Estorbín al fondo

La jornada, completa donde los haya, nos ha permitido conocer las fuentes del Curueño y asomarnos a las vecinas fuentes del Aller, gran río asturiano que busca entre hórreos y hoces al su río Caudal en las cercanías de Mieres.
 
Vegarada… ¡ qué lugares!

                              ( Pinchar para ampliar )

Duración ruta completa: 4 horas y media. 1 hora y media en bicicleta. 3 horas ruta de montaña.
Datos de interés: Posible ascensión, más dura, desde Redipuertas y desde Rioaller. Es una zona donde la niebla se asienta gran parte del día. 
Alojamiento y buen comer en Redipuertas y en Lugueros.
 
 
 

6 pensamientos sobre “De Lugueros al Pico Huevo ( 2ª Parte )

  1. sara

    ehiiiiiiiiiiiii héroe de leyenda….espectacular tu entrada, esas cimas impresionantes, esas montañas asturleonesas preciosas y ese valle de vegarada que no deja anadie indiferente, prontito iremos a esas cimas, espero conseguirlas jejejeje, que ultimamente estoy de un vago…bueno…ya te contaré, y mientras te doy mil gracias por compartir estas preciosidades.
    Abrazotedecisivo y buena semanita

  2. vidal

    ¡¡¡Muy muy guapa esa zona!!!… es que esos montes molan un “Huevo”, ja, ja ja!!!… enhorabuena por ese bici-pateo tan guapo!!!… a por la siguiente!!!… Saludos Esgalleros!!!…

  3. Carlos

    Vaya, últimamente no hago otra cosa que ver entradas en los blogs de picos leoneses… Y es que no me extraña, porque son la caña. Me gustaron mucho.
    Mira, ya sé cómo se llama el valle donde están asentados Redilluera y Llamazares: valle de Redipuertas, no??
    Lo que hace no tener conocimiento de la zona… jejeje.
    Un saludo.

  4. Riañés

    Muy bonita ruta, que nos muestras a través de bonitas fotos. A mí personalmente, me encanta el valle que va del Pico Huevo a Redipuertas, corto pero muy bonito. Dicho valle es para recorrerlo tranquilamente e ir deleitándose con la naturaleza y sobre todo con las cascadas que forma el Arroyo de Faro. un saludo y hasta la próxima.

  5. Héroe de Leyenda

    Sara: Me alegro de que te gustaran, yo tampoco queria tardar mucho en volver, porque hay muchas y cada cual mas bonita. Un abrazo!

    Vidal: Gracias amigo!! Como ves,sigo tus pasos, pero bueno, sin skies todavia!! jaja. Un saludo.

    Carlos: Es que León tiene mucha montaña amigo!! jeje, más de lo que la gente se piensa!! Mira, el valle donde están esos dos pueblos se llama valle del arroyo labias, aunque también podría ser el valle del río de lora (rio de lluera ). Redipuertas está más al norte, casi donde nace el Curueño. Espero haberte aclarado definitivamente!! jeje. Un saludo.

    Riañés: Totalmente de acuerdo, ese valle es cojonudo, las cascadas y las cumbres que lo rodean, son una maravilla, aún así, lo de la puerta de faro, al estar en cara norte esa parte del puerto, es mas verde y tiene otro aroma no?jeje. Un saludo paisano.

    Miguel: Es de libro, exacto Miguel! Es un lugar para pasear, creo que no todos los findes, todos los días!! Además, vaya vistas hacia tu tierrina… El curueño es la caña. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *