La Forqueta de Arintero

 

El valle oculto del Alto Curueño

Arintero y La Braña son dos pueblos de montaña del valle del alto Curueño, en la reserva de la biosfera de los Argüellos. Sobre ellos una montaña, de peculiar y distinguida forma, domina el paisaje de estos lares leoneses: la Forqueta (1.725 metros).

Arintero

Arintero

El ascenso a las fuentes del río Curueño suele dejar de lado estos enclaves del ayuntamiento de Valdelugueros, pues es necesario tomar un desvío para internarse en este valle de alta calidad ambiental y sublime belleza. Un valle oculto a la mirada fugaz del viajero en el que merece la pena detenerse y, si es posible, recorrer sus caminos y cumbres, como la Forqueta.

Hacia Arintero y la Forqueta desde La Verde Picos de Europa como telón de fondo.

 
De Arintero sale una pista bien acondicionada que podemos tomar para llegar a Tolibia de Arriba, pero también al vecino Rucayo, ya en el valle del alto Porma. Es una ruta muy aconsejable para cualquier época del año en la que también podemos tomar la decisión de subir a los altos calizos de la Forqueta, una famosa e inconfundible montaña en forma de U visible desde muchos rincones de la montaña leonesa.
Como siempre, recordar la importancia de la seguridad en la montaña. No arriesguemos por encima de nuestras posibilidades y estudiemos previamente cada paso, especialmente en tramos expuestos como crestas y estrechas aristas.

Forqueta de Arintero

Forqueta de Arintero

 
                            

Una historia argollana: La Dama de Arintero

Arintero es un pueblo relativamente conocido en la provincia de León, al menos por su nombre.
Aquí nació la Dama de Arintero, quizás una de las mujeres batalladoras más famosas de la historia o, por lo menos, una de las historias más curiosas de estas montañas, que bien podría llenar las hojas de un guionista de cine.
Según se dice, en las guerras entre las Coronas de Portugal y de León y Castilla, el gobierno mandó reclutar a un hombre de Arintero ya algo anciano y curtido en mil batallas. Su hija, impotente al ver que podía ser la última vez que vería a su padre, no quiso dejarle marchar. Y su solución ante tal cruel destino no fué otro que vestirse de hombre con la armadura y el casco de batalla, haciéndose pasar por su padre y marchando a batallar a la lejana guerra.
Luego, la leyenda y la historia se entremezclan en contar gestas y curiosidades de esta hazaña de tan brava mujer, que sería conocida para siempre como la Dama de Arintero.

Inicio de ruta

Mapa de la ruta a la Forqueta

Mapa de la ruta a la Forqueta

Partimos de Arintero cogiendo la citada pista que comunica con el valle de Tolibia. No es necesaria una gran orientación para ir primero hacia el norte y luego tomar el camino de la derecha (dirección Este), el cual nos lleva a la collada valdemaría, entre el Curueño y el Porma.
Desde esta collada deberemos atacar la peña caliza y subirnos a la loma de la sierra donde se encuentra la Forqueta.
El relieve en la primera parte de la ruta es suave. Onduladas praderas salpicadas de monte bajo y rodeadas de caliza y pinares.

Si queréis conocer la parte de Tolibia de Arriba os recomiendo echar un vistazo a este reportaje que elaboramos tras una jornada con raquetas de nieve.

Camino Arintero - Tolibia con la Forqueta al fondo

Camino Arintero – Tolibia con la Forqueta al fondo

Según vayamos ascendiendo a la Collada Valdemaría, podremos ir divisando bonitas panorámicas de Bodón, el gran vigía de todo el alto Curueño.

Bodón y los valles de los Argüellos

Bodón y los valles de los Argüellos

 
 

Collada Valdemaría: 1.506 metros

La collada de Valdemaría es un ya un excelente mirador del también recóndito valle de Rucayo. Lugar muy apto para la observación de fauna desde el que emprenderemos la parte más técnica de la ruta, también exigente en esfuerzo físico y seguridad.

Valle de Rucayo

Valle de Rucayo

De la collada a la cresta caliza

Hemos de ir encontrando el paso más adecuado en la progresiva ascensión, usando manos, pies y cabeza. Las vistas están garantizadas, así como la diversión. Pero siempre: seguridad en cada paso.

Cresta y desplome oeste de la Forqueta

Cresta y desplome oeste de la Forqueta

 
Llegamos al Pico Socellerón ( 1.649 metros ), desde el cuál comenzamos el cresteo hacia el sur en dirección a la gran brecha.        
 
El cresteo es factible, buscando su mejor lado, destrepando y trepando cada poco, vamos progresando mientras admiramos la hermosa caída que hay hacia el lado de Rucayo, interesante localidad un tanta alejada de otras poblaciones que cuenta con un entorno magnífico de prados, robledales, hayedos y peñas incrustadas en el monte.
 

Progresando con cuidado en la arista

      

 
 
Así, ganando en cada metro mejores vistas, llegamos a una curvona que la sierra crea para dar su último impulso hacia la Forqueta. Aquí, en este punto, decidimos bajarnos de la afilada cresta hacia los prados del vallín que nos sacará de nuevo a la llanada de la cima de la montaña.
 
En todo este tramo es fácil encontrarse con numerosas manadas de rebecos. En la parte de monte del valle será el venado el mayor protagonista de la fauna ungulada, la cual también contiene poblaciones de corzo y jabalí en cierta abundancia.

 
                               

Cumbre norte

  
Llegamos a la cresta definitiva que nos mostrará toda la amplitud del inundado valle del Porma, pero también de Reyero, Solle, San Cibrián, Valdehuesa, Rucayo… y las peñas del Susarón, el Mampodre, Las Pintas, Pardomino… y la pobre iglesia de Ferreras, justo debajo de nuestra posición, medio comida por el monte y medio ahogada por el pantano.

Embalse del Porma

Embalse del Porma

Y mirando hacia atrás, el Bodón, La Morala, Vegarada, Valdorria… En definitiva, una bonita perspectiva de los dos valles leoneses desde una posición poco usual o, al menos, no tan conocida.
 
 

Descenso al valle

Descendemos por el paraje de los Vegazales, un lugar verde de altos pastizales. Desde aquí podemos subir al camino de la ida o seguir acompañando al reguero hasta el pueblo. Recomiendo la primera opción por la altura de la hierba si es en primavera y por la falta de un sendero claro.
 
En una hora desde que abandonamos la cresta caliza, llegamos de nuevo a Arintero entre cerezales y praderas.

En el histórico blog “Monchu por Montaña” tienes un reportaje con fotografías muy precisas de toda esta sierra de Arintero  – La Forqueta que te sugiero que visites.

7 pensamientos sobre “La Forqueta de Arintero

  1. Sara

    Perooooooooooooo que lugares más bonitos pateas siempre…¡otra que me apunto!…y por lo que veo también para disfrutar y de lo lindo….que chulada de fotos.

    Sabes? el otro día estuve leyendo un artículo sobre los osos y los encuentros con ellos y me estoy pensando si ir a casasuertes o no….¡que miedo!

    Por cierto! un aspecto precioso el de tu blog, con estas nuevas plantillas de diseño de blogger, te felicito por el buen gusto, me gusta mucho como te quedó.
    Abrazote inmenso de vacaciones yaaaaaaaaaaaaaaaa, chupi!!!!

  2. Montañas de Gordón

    Hola montañero…
    La verdad es que sabes elegir muy bien tus rutas… te felicito. Hace unos meses cuando intenté subir la Peña Santa Eufemia me quedé prendado de la misma, y me puse a imaginar lo que podría ser subir todo ese cordal y situarme enmedio de la forqueta y ver desde allí el embalse del Porma… gracias por hacer que lo que era solo imaginación se haya hecho realidad a través de vuestra magnífica ruta.
    Un saludo y a seguir disfrutando de la naturaleza y de la montaña.

  3. Miguel Bueno

    Qué maravilla los paisajes calizos con sus crestas y taludes impresionantes.
    Yo por ahora me quedaré en Tolibia de Arriba, la de Abajo me queda a tras mano…
    No se si te comenté que la nueva presentación queda preciosa.

    Expresiones
    Piedra

  4. Héroe de Leyenda

    Llanaday: Muchas gracias. Te gustará.

    Aristacimera: Muchas gracias amigo. Un saludo!

    Sara: Muchas gracias por lo de la ruta y el diseño de la página. En cuanto a lo del Oso, no te preocupes, este finde he estado leyendo un libro sobre el oso cantábrico y solo se han producido dos ataques en los últimos 20 años. Osea, que hay más ataques de jabalís que de Osos!!
    Vamos, que no tengas miedo!!! Pasea tranquila por esos valles. Además, los osos por el día duermen, y ahora con este calor, más.
    Un saludo amiga!

    Montañero Gordonés: Muchas gracias colega. Llevaba tiempo intentado hacer algo por esa peña, ya ví un repor que tenías tu en el blog… Yo también me he quedado con ganas de crestearla entera, pero bueno, habrá más días…
    Un saludo!!

    Miguel: Muchas gracias por todo, la nueva presentación es fruto del nuevo diseñador del blogger, y como tenía hojas de haya, pues tenía que ponerla!! jeje.
    Un saludo amigo.

    Cienfuegos: Muchísimas gracias compañero. La verdad es que fue una ruta corta pero entretenida por esos trepes y destrepes y esas buenas vistas.
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *